Comparte esta noticia

 

El Sindicato Médico de Málaga (SMM) y el Sindicato de Enfermería SATSE condenan enérgicamente las amenazas que sufrieron ayer un médico y un enfermero de Urgencias del centro de salud de la localidad malagueña de Coín por parte de un hombre cuando atendían a su hijo que se encontraba herido y en un estado evidente de gran estrés. Lo que no justifica la actitud violenta de este energúmeno.

El suceso, que ha sido denunciado a la Guardia Civil, es otro claro ejemplo de la grave situación que atraviesan los profesionales sanitarios con frecuencia, al margen de aquellos casos que se desconocen porque no son notificados por los afectados por distintos motivos. Por ello, se anima a los compañeros a que denuncien siempre cualquier agresión tanto verbal como física, así como recuerda la obligación de notificarlo a sus cargos intermedios, además de poner a su disposición sus asesores jurídicos.

Así, ambas organizaciones sindicales exigen a la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía la contratación de nuevos vigilantes de seguridad en los centros de salud de la provincia ante la incesante ola de agresiones a sanitarios, a los que los usuarios culpabilizan cada vez más de la situación sanitaria actual, cuando es el sector más afectado por la pandemia.

 

 

 

habla con El Caso