Comparte esta noticia

Agentes de la Policía Nacional de Málaga, en el marco de un operativo contra el fraude en Málaga, han desarticulado una organización criminal asentada en las localidades de Málaga, Madrid, Alicante y Murcia dedicada a estafar a empresas de renting de vehículos, subarrendado a su vez esos coches a otras redes criminales. Han resultado arrestados doce integrantes de esta red como presuntos autores de los delitos de blanqueo, estafa y pertenencia a organización criminal. Además el principal investigado también ha resultado detenido como presunto autor de un delito de tenencia ilícita de armas. En los registros practicados han intervenido relojes de alta gama y diversas joyas de lujo – con una valoración de más de un millón de euros- , 150.000 euros, un revólver con seis cartuchos y numerosa documentación.

Tras una actuación de la Policía Local de Málaga, cuando en un control los agentes intervinieron un vehículo con una requisitoria por apropiación indebida y a sus ocupantes la cantidad de 99.940 euros sin acreditar su procedencia, se inició una investigación por la Policía Nacional al objeto de averiguar la procedencia del dinero y esclarecer los hechos.

Estafas a través de renting

Durante las indagaciones los agentes detectaron la existencia de otros vehículos procedentes de renting -contrato de alquiler de un bien mueble en el que el arrendador se compromete a ceder dicho bien mueble a cambio de que el arrendatario le pague una cuota periódica- con requisitorias en vigor por apropiación indebida que habrían sido alquilados de forma telemática por un mismo círculo de personas. Todo hacía suponer que se encontraban ante un grupo organizado y que los vehículos habrían sido alquilados mediante algún tipo de estafa.

Subarrendaban los vehículos a otras organizaciones criminales

Fruto de las primeras pesquisas se desprende que, esta organización criminal se dedica a alquilar vehículos mediante estafa y, a su vez, lo subarrendaban a otras redes criminales asegurándoles así una mayor impunidad. Para ello se valían de las identidades de diferentes personas y/o sociedades entre la propiedad real y el usuario final del vehículo.

Este entramado criminal habría utilizado sociedades opacas para dificultar su identidad y principalmente realizarían dos actividades delictivas; una de ella sería la de estafar a las empresas a las que alquilaban los vehículos y, por otro, proporcionar un servicio de subarriendo de estos coches a otros grupos u organizaciones criminales asegurándoles su impunidad mediante ese alquiler anónimo, lo que les supondría la obtención de un mayor lucro. De hecho los agentes han comprobado que blanqueaban el dinero procedente de ilícitos penales para dar apariencia legal a las operaciones comerciales.

Finalmente, la operación sólido ha culminado con el arresto de doce miembros de la red y la práctica de cuatro registros con la intervención de varios relojes de alta gama y diversas joyas de lujo – con una valoración de más de un millón de euros-, 150.000 euros, un revólver con seis cartuchos y numerosa documentación que está siendo analizada por los investigadores. Del trabajo policial se deduce que la trama de esta red no era otra que facilitar a otras organizaciones criminales su impunidad, haciendo de pantalla y obstaculizando a los investigadores la conexión real que pudiera existir entre los verdaderos usuarios de los vehículos y las empresas de renting.

De los hechos conoce el Juzgado de Instrucción número 2 de Alcobendas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

habla con El Caso