Comparte esta noticia

La Guardia Civil en el marco de la operación TRASMANE, ha procedido a la detención de 15 personas y a la investigación de otras 3 más, pertenecientes a una organización desmantelado criminal que introducía marihuana y hachís en Alemania, Holanda, Luxemburgo y Francia. Asimismo, se han realizado 13 registros en las provincias de Málaga, Sevilla y Cádiz donde se ha incautado de 280 kilogramos de hachís, 500 kilogramos de marihuana, 68.000 euros en efectivo, joyas valoradas en 400.000 euros, 12 vehículos valorados en 850.000 euros, tres armas, 50 teléfonos y distinto material electrónico e informático. La operación se inició en abril del 2.020, cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de un robo con intimidación perpetrado en la localidad sevillana de Lebrija donde tres vehículos cerraron el paso a una furgoneta de una empresa de paquetería, una vez en el arcén, se bajaron varios individuos fuertemente armados llevándose el vehículo. Una vez personada la Guardia Civil en el lugar, el conductor de la furgoneta manifestó ser un ciudadano alemán que trabajaba para una conocida empresa de transporte. Ante la sospecha de los agentes por la versión del conductor procedieron a contactar con la empresa la cual  comunica que ni la persona ni el vehículo mantienen ningún tipo de relación con ellos. Por tal motivo, los agentes iniciaron gestiones y se conoce por información con otras policías europeas que, unos días antes, el conductor de la furgoneta había sido detenido en Francia, cuando llevaba una furgoneta, rotulada igual que la anterior, al transportar 154 kilogramos de marihuana y 30 kilogramos de hachís. Fruto de la información obtenida y la colaboración de las policías de Francia y Alemania, los agentes pudieron constatar que la organización se desplazaba en distintos vehículos, sobre todo de alquiler y rotulados igual que los de las conocidas empresas de logística. Asimismo, para transportar la droga, utilizaban un vehículo lanzadera, para advertir de la presencia policial y otro que iba detrás de la furgoneta caracterizada que hacía funciones de seguridad. En marzo de este año, los investigadores detectaron un camión que partió de una de las naves que estaba siendo sometida a vigilancia, por lo que se procedió a realiza un discreto seguimiento. Finalmente, se le da el alto antes de salir de España en el peaje de Irún. En el interior de la maquinaria de frío industrial que transporta se hallaron 280 kilogramos de hachís y 65 kilogramos de marihuana, por lo que se detiene al conductor. Continuando con las investigaciones, los agentes pudieron constatar que la organización estaba perfectamente organizada y jerarquizada y liderada por un ciudadano alemán, residente en el Puerto de Santa María (Cádiz), y como lugarteniente un ciudadano de nacionalidad española que era el hombre de total confianza del anterior. Asimismo le seguía en importancia otra persona que era el encargado en el alquiler de vehículos, naves y organizar la logística. La organización además contaba en su plantilla con los conductores de los vehículos encargados del transporte, personal de vigilancia y protección, mecánicos para realizar dobles fondos, productores de marihuana y los conseguidores de hachís.

habla con El Caso