Comparte esta noticia

 

Agentes de la Policía Local de Málaga y la Policía Nacional han desarticulado un club de cannabis que funcionaba supuestamente como punto de venta de droga en el barrio de Lagunillas, en la capital malagueña. En el marco de la operación Balisto, los investigadores han detenido a dos personas, entre ellas el presidente de la asociación y una empleada que se encontraba a cargo del establecimiento, por su presunta responsabilidad en un delito contra la salud pública, y han intervenido 1.456 gramos de hachís, 3.164 gramos de marihuana, 139 cigarros “porros” y 968 euros en efectivo.

La investigación se inició a partir de tener conocimiento la Policía Local de la posible existencia de un punto de venta de sustancias estupefacientes en la sede social de una asociación pro consumo de cannabis, en Lagunillas. El local en cuestión contaba con un antiguo cartel que hacía referencia a una tienda de frutas, verduras y congelados, enmascarando la actividad real que se llevaba a cabo en el interior del inmueble.

Tras las primeras pesquisas, los policías locales informaron de los hechos a la Policía Nacional, en concreto a agentes del grupo de investigación de la Comisaría de Distrito Centro, aunando así esfuerzos ambos cuerpos para el esclarecimiento total del caso.

El tiempo justo para la supuesta compraventa de droga
Fruto de las diligencias practicadas se confirmaba que las personas que se acercaban al inmueble llamaban previamente al timbre, en una manera de identificar a los compradores, que permanecían en su interior apenas dos o tres minutos -el tiempo justo para la supuesta compraventa de droga-. Todo hace indicar que los asiduos a la asociación no consumían en el interior de la misma, sino que eran despachados de droga y abandonaban el lugar.

Con aparente estado de nerviosismo, los usuarios del establecimiento salían con paso vigilante, siendo interceptados varios de ellos cerca del local. En este sentido, los funcionarios confeccionaron varias actas de aprehensión de marihuana que vinieron a confirmar las sospechas iniciales.

Finalmente, los agentes llevaron a cabo la entrada y registro en el local con la autorización del Juzgado de Instrucción número 14 de Málaga. Asimismo se efectuó el registro en el domicilio de uno de los investigados. Los agentes detuvieron a una mujer que se encontraba a cargo del establecimiento y al presidente de la entidad pro consumo de cannabis, ambos por su presunta responsabilidad en un delito de tráfico de drogas.

Como resultado de la operación Balisto, los investigadores intervinieron un total de 1.456 gramos de hachís, 3.164 gramos de marihuana, 139 “porros” -con un peso de 180 gramos- y 968 euros en efectivo.