Comparte esta noticia

Junto a la ubicación del conocido como mercadillo de Huelin, en el recinto que albergó años atrás los que fueron contenedores de almacenamiento de combustible de Campsa, hoy solo queda matorral seco que una vez más, los bomberos de la capital han tenido que extinguir, dada la dejadez de la zona desde hace décadas, donde, de forma intermitente, se vienen produciendo incendios de similares características.

habla con El Caso