Comparte esta noticia

 

De los 78 conductores que arrojaron un resultado positivo por alcoholemia, en 37 casos se instruyó atestado por parte de agentes del Grupo de Investigación de Accidentes y Atestados (GIAA) de la Policía Local de Málaga al tratarse de delito contra la seguridad vial por conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas, mientras que en los 41 casos restantes los conductores fueron denunciados administrativamente al no superar la tasa penal. Por otro lado, 12 conductores fueron denunciados tras dar positivo en las pruebas de detección de drogas

 

 

Del total de conductores denunciados, 22 fueron sorprendidos tras ser interceptados en alguno de la decena de controles preventivos que el GIAA de la Policía Local de Málaga lleva practicados a lo largo del mes de enero, con 2 positivos penales y 15 administrativos por alcoholemia y 5 más que conducían bajo la influencia de las drogas.

ACCIDENTES PROVOCADOS EN LA PASADA SEMANA

Colisiona ebrio con cuatro coches estacionados, atenta contra un agente y daña a patadas el vehículo policial

El pasado martes 11 de enero, agentes de la Policía Local de Málaga detuvieron a un individuo de 38 años como presunto autor de un delito contra la seguridad vial por conducir un vehículo a motor bajo la influencia de bebidas alcohólicas provocando un accidente de tráfico, un delito de atentado a agente de la autoridad y otro de daños intencionados en vehículo policial.

El accidente de tráfico se produjo sobre las 15:35 horas de la tarde, cuando, presuntamente, el individuo perdió el control del turismo que conducía por calle José Tallavi, golpeando a un total de cuatro vehículos estacionados, tras lo que continuó la marcha hasta apearse y marcharse dejando el coche en mitad de la calzada en calle Rafael Calvo.

Instantes después, tras tener conocimiento de los hechos a través de la Sala 092, policías locales se personaron en el lugar, entrevistándose con los perjudicados, comprobando que el conductor implicado volvía al lugar como pasajero de un ciclomotor conducido por una mujer, siendo reconocido los propietarios de los vehículos dañados como el causante del accidente.

Tras detener la marcha del ciclomotor, los policías locales procedieron a la identificación de ambos ocupantes, observando que el pasajero y presunto causante del accidente presentaba síntomas evidentes de encontrarse bajo la influencia de bebidas alcohólicas, manifestando de forma espontánea que era el conductor del vehículo allí parado que había tenido el accidente.

Tras ser informado de que se le practicaría la pertinente prueba de alcoholemia, el individuo adoptó una actitud agresiva, negándose a ser trasladado para ello, llegando a atentar contra uno de los agentes al que le propinó un cabezazo y golpes con los puños en la cabeza, siendo inmediatamente detenido.

Durante su traslado a un centro de salud para ser reconocido, el individuo continuó manteniendo una actitud agresiva, violenta y exaltada, dando patadas hasta llegar a romper las cantoneras de ambas puertas traseras del vehículo policial.

Posteriormente, fue trasladado a dependencias GIAA de la Policía Local de Málaga, donde se le practicó la prueba de alcoholemia, dando positivo con 0.73 y 0.72 miligramos de alcohol por litro de aire espirado en primera y segunda prueba respectivamente. Finalmente sería trasladado a dependencias policiales para, posteriormente, ser puesto a disposición judicial.

Al conductor detenido le consta causa instruida en el GIAA en 2017 por delito contra la seguridad vial por conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas. En cuanto al turismo que conducía, los policías locales comprobaron que carecía de seguro obligatorio, siendo inmovilizado en el depósito municipal de vehículos a disposición de su propietario.

Investigada como presunta causante de una colisión frontal

Efectivos de la Policía Local de Málaga identificaron a una conductora de 22 años de edad investigada como presunta autora de un delito contra la seguridad vial por conducir un vehículo a motor bajo la influencia de bebidas alcohólicas provocando un accidente de tráfico, concretamente una colisión fronto-lateral oblicua, ocurrido sobre las 06:45 horas de la mañana del pasado sábado 15 de enero en la confluencia de avenida Cánovas del Castillo con paseo de los Curas.

A su llegada, policías locales observaron como en la zona ajardinada de la isleta se encontraba tendido en posición decúbito supino el conductor del otro vehículo implicado, que sangraba por la nariz y sufría dolor en el pecho, por lo que sería posteriormente trasladado a un centro hospitalario por una ambulancia del 061 que se requirió a tal efecto.

En lo que respecta al otro vehículo implicado, los policías locales identificaron a sus tres ocupantes, encontrándose acompañada la conductora por dos jóvenes de 19 y 22 años como pasajeros, presentando una contusión en la frente el que ocupaba la plaza trasera izquierda y sangrando por la barbilla el que ocupaba la plaza delantera, presentados ambos evidentes síntomas de haber consumido bebidas alcohólicas, rehusando esperar a ser asistidos en el lugar y manifestando que irían por sus medios a un hospital.

Hasta el lugar acudieron varias unidades de la Policía Local de Málaga, cuyos agentes procedieron a asegurar la zona y regular el tráfico, ya que hubo que desviar el mismo al quedar los dos turismos accidentados bloqueando los dos carriles de circulación de avenida Cánovas del Castillo sentido paseo de los Curas, permaneciendo en el lugar hasta que los vehículos fueron retirados por las grúas de sus respectivas aseguradoras.

Agentes de una dotación del GIAA del citado Cuerpo procedieron a realizar prueba de alcoholemia a ambos conductores implicados, dando el conductor herido un resultado de 0,0, mientras que la conductora del otro vehículo, que presentaba síntomas, fue trasladada a dependencias del GIAA donde arrojó una tasa positiva en la prueba de alcoholemia mediante el procedimiento de aire espirado de 0,67 y 0.62 miligramos de alcohol por litro de aire espirado en primera y segunda pruebas respectivamente.

En base a las manifestaciones, daños y posición final de los vehículos, así como indagaciones llevadas a cabo por agentes especializados del GIAA, el accidente pudo producirse como consecuencia de no respetar la conductora el semáforo que regía su sentido de marcha como consecuencia de la merma de condiciones psicofísicas provocada por la ingesta de bebidas alcohólicas.

Motorista ebrio colisiona contra otra motorista y se da a la fuga a pesar de causarle lesiones graves

Agentes del GIAA de la Policía Local de Málaga detuvieron el pasado domingo 16 de enero al conductor de una motocicleta, de 22 años de edad, como presunto autor de dos delitos contra la seguridad vial, conducir un vehículo a motor bajo la influencia de bebidas alcohólicas y abandono de lugar del accidente habiendo causado lesiones graves, así como de un delito de lesiones graves por imprudencia grave.

El accidente se produjo sobre las 07:45 horas de la mañana a la altura del número 44 de calle Martínez Maldonado, tratándose de una colisión entre dos vehículos de dos ruedas.

Personados en el lugar, policías locales observaron que había un ciclomotor volcado que ocupaba el carril derecho sentido avenida Carlos de Haya, encontrándose su conductora y única ocupante sentada en el bordillo del acerado junto a la calzada, presentado a primera vista el tobillo de la pierna derecha en una posición antinatural, con posible fractura abierta, además de otras lesiones de menor gravedad, por lo que se comisionó una ambulancia que posteriormente la trasladaría a un hospital.

Según manifestó, el siniestro vial se produjo cuando una motocicleta ocupada únicamente por su conductor golpeó fuertemente la parte trasera izquierda de su ciclomotor mientras ella estaba detenida, lo que motivó que ambos vehículos y sus ocupantes cayeran sobre la calzada, tras lo que el conductor de la moto se levantó y se marchó en la motocicleta sin facilitar dato alguno, tomando dirección hacia calle Eugenio Gross.

Las pesquisas policiales llevaron a los agentes a localizar la motocicleta estacionada en una calle cercana, siendo intervenida y desplazada al depósito municipal de grúa.

Asimismo, tras diversas indagaciones, los policías locales pudieron conocer un segundo domicilio en el que podía residir el conductor de la motocicleta personándose en el mismo una dotación del GIAA, cuyos agentes localizaron al individuo, comprobando que presentaba lesiones consistentes en contusiones y erosiones fruto del accidente, así como signos evidentes de haber consumido bebidas alcohólicas, reconociendo que era el conductor fugado del accidente ocurrido en Calle Martínez Maldonado, por lo que fue traslado a dependencias del GIAA al objeto de someterse a la prueba de detección alcohólica, siendo el resultado de la misma positivo con las cantidades de 0,85 miligramos de alcohol por litro de aire espirado tanto en primera como en segunda prueba. Finalmente, fue trasladado a dependencias policiales y posteriormente puesto a disposición judicial.