Comparte esta noticia

 

La Policía Nacional ha desarticulado en Málaga una trama criminal dedicada a ocultar partidas de hachís y marihuana en dobles fondos de divanes y canapés, que posteriormente transportaban hasta Reino Unido. La organización desmantelada almacenaba la droga en una nave industrial de la localidad malagueña de Monda, lugar donde se intervinieron 514 kilos de cogollos de marihuana y otros 621 de hachís. Los agentes han arrestado a tres hombres por su presunta responsabilidad en los delitos de tráfico de drogas y pertenencia a organización criminal.

La operación Delicias se inició a principios del presente mes de mayo, cuando los agentes adscritos al Grupo de Crimen Organizado de la Comisaría Local de Fuengirola recibieron informaciones que apuntaban a la existencia de una trama criminal dedicada a almacenar sustancias estupefacientes en una nave industrial, utilizada como guardería de la droga, en Monda.

Continuando con las indagaciones, los investigadores localizaron la nave en cuestión, que había sido constituida como centro neurálgico de operaciones de la red. Allí, los sospechosos hacían acopio de importantes cantidades de cannabis, que luego ocultaban entre mercancía de apariencia legal.

Tras confirmarse las maniobras sospechosas en torno a la nave que hacían presagiar un inminente porte de drogas hacia el extranjero, la Policía decidió interceptar el envío e identificar a tres varones que salían del inmueble.

Los investigadores llevaron a cabo un registro en la nave industrial, en cuyo interior, y a primera vista, localizaron varios canapés y divanes. Finalmente, los agentes descubrieron que la red había ‘caleteado’ el mobiliario creando dobles fondos en los que ocultaban las sustancias estupefacientes.

Así, la Policía Nacional intervino 514 kilogramos de cogollos de marihuana y otros 621 de hachís y, además, detuvo a tres hombres por su presunta participación en los hechos. Según las pesquisas, la droga tendría como destino el país de procedencia de los investigados, Reino Unido.

Con posterioridad, se llevaron a cabo tres registros domiciliarios, en uno de los cuales se hallaron restos de fardos de los que habitualmente se utilizan para transportar el hachís.

De los hechos conoce el Juzgado de Instrucción número 3 de Coín que ha decretado el ingreso en prisión de los tres detenidos.