Comparte esta noticia

 

La Policía Nacional ha desmantelado en una vivienda de Estepona uno de los puntos de venta de droga más activos de la localidad y ha detenido a cuatro varones -tres ciudadanos españoles y uno de origen marroquí, de entre 27 y 36 años- como presuntos responsables de los delitos contra la salud pública y tenencia ilícita de armas. Los investigadores, que han contado con la colaboración de la Unidad de Apoyo y Prevención de la Policía Local de Estepona, han intervenido un dron de última generación con el que la trama vigilaba que las transacciones se realizasen sin presencia policial. Además, en el registro en el inmueble donde se producía la venta, los agentes han incautado un arma de fuego del calibre 7´65, 2.700 gramos de hachís, 170 gramos de marihuana y 1.415 euros en metálico.

La investigación se inició a raíz de unas informaciones que apuntaban a un supuesto punto de venta de droga en un inmueble del centro de Estepona, lo cual había generado, además, un clima de alarma social en el barrio.

Agentes de la Policía Nacional, concretamente de la UDEV de la Comisaría de Estepona, con colaboración de la Policía Local, comprobaron que existía un importante trasiego de personas que se dirigía a un piso de la localidad para adquirir sustancias estupefacientes, realizándose las transacciones de droga a cambio de dinero con total impunidad.

Continuando con las indagaciones en torno al domicilio se llevaron a cabo, de forma simultánea, la identificación de las personas que se desplazaban para adquirir la droga y la aprehensión de la misma. De esta manera, la Policía fue allanando el terreno hasta identificar plenamente al cabecilla de la trama y a otros tres integrantes del grupo.

Finalmente, con el fin de desarticular el punto de venta, los investigadores realizaron un registro en la vivienda utilizada como base de operaciones con autorización de la autoridad judicial. En el interior del domicilio se intervinieron 2.700 gramos de hachís, 170 gramos de marihuana, 1.415 euros en efectivo y un arma de fuego del calibre 7´65.

Puerta blindada “antiokupación”

El piso en cuestión, considerado por los investigadores como uno de los puntos más activos de venta de sustancias estupefacientes de la localidad, contaba con diversas medidas de seguridad, entre las que destacaba una puerta blindada “antiokupación” con el fin de dificultar la entrada de la Policía. Además, en el interior del inmueble, fue localizado e intervenido un dron de última generación con cámara de video que los investigados utilizarían para vigilar que las transacciones se realizasen sin presencia policial.

Por todo ello, los cuatro presuntos partícipes de los delitos de tráfico de drogas y tenencia ilícita de armas fueron arrestados, decretando la autoridad judicial competente el ingreso en prisión preventiva de tres de ellos.

 

 

 

 

 

 

 

 

habla con El Caso