Comparte esta noticia

 

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización presuntamente dedicada a realizar estafas piramidales en formación de inversión en trading y criptomonedas. Se ha detenido a un total de ocho personas que conformaban la cúpula de una academia que supuestamente formaba en transacciones financieras. Sus integrantes se dedicaban a persuadir a jóvenes, algunos menores de edad, con la promesa de grandes ganancias económicas tras formarles en inversiones financieras y realizar operaciones no permitidas en España. Captaban a sus víctimas tanto abordándolos en parques públicos como a través de eventos presenciales organizados en hoteles y llegaban a utilizar técnicas de persuasión propias de organizaciones sectarias.

La investigación se inició hace un año cuando los investigadores, tras la denuncia formulada por una asociación de víctimas de sectas, detectaron la existencia de una academia de formación que desde el año 2019 captaba jóvenes, inicialmente en Barcelona y posteriormente en el resto del territorio nacional, con la supuesta intención de formarles en trading o negociación a corto plazo de criptomonedas y otros productos financieros.

Los investigadores pudieron comprobar que el centro formativo se ofertaba inicialmente para enseñanzas online en la negociación de productos financieros a corto plazo, prometiendo a estudiantes jóvenes ganar cuantiosas sumas de dinero sin trabajar. Sin embargo, una vez que estaban matriculados la enseñanza pasaba a tener un papel secundario y la organización se dedicaba a presionarles para captar a nuevos estudiantes conformando así una estafa de tipo piramidal.

Las pesquisas de los agentes permitieron averiguar que la plataforma formativa era la sucesora de otra sobre la que recaía una advertencia de la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Además, el líder de la organización ya había participado en otras estafas piramidales y conocía a miembros de la cúpula directiva de la academia en otros países. También constataron el cambio de la denominación de la mercantil, para evitar que las potenciales víctimas pudieran vincular el nombre de la plataforma a una presunta estafa con una búsqueda rápida en la web.

La forma de captar potenciales víctimas de la plataforma era mediante el encuentro físico, abordando a jóvenes en parques públicos, o a través de eventos presenciales en hoteles y otros establecimientos organizados por una mercantil distinta, que les invitaba a sumarse a un movimiento que les permitiría olvidarse de la vida laboral ordinaria y alcanzar la “libertad financiera” si se inscribían en la plataforma formativa. Para ello, de manera virtual, los miembros principales de la trama se mostraban muy activos en distintas redes sociales, exhibiendo una vida repleta de lujos que según ellos habían conseguido gracias a la formación en trading de la academia.

Captar nuevas víctimas entre los amigos y en el colegio

Entre las víctimas de la presunta estafa, los investigadores detectaron menores de edad con un nivel de estudios básico y otros que, de contar con estudios superiores, no guardaban ninguna relación con los mercados financieros, además de no contar ninguno de ellos con formación ni experiencia previa en inversiones bursátiles. Una vez que eran captados para inscribirse en la formación, la actividad de enseñanza pasaba a un segundo plano y se presionaba a los recién llegados para que se dedicasen a captar a nuevas víctimas en sus entornos más cercanos –amigos y colegios-.

Las cantidades económicas exigidas por la organización para la inscripción en la formación financiera consistían en un primer ingreso de 200 euros y una cuota mensual de 150 euros. Después de que las víctimas captaran a otras dos personas dejaban de pagar la cuota mensual y a partir de su tercera captación, comenzarían a cobrar mensualmente de la “pirámide”. Para que la captación fuera eficiente, se les proporcionada instrucción y guiones para abordar y persuadir a nuevos miembros potenciales.

Persuasión para abandonar los estudios y volcarse con la organización

La presión sobre los jóvenes para que abandonaran sus estudios e incluso cortaran sus relaciones familiares y que así pudieran volcarse en la actividad de la organización, rozaba determinadas técnicas de presión propias de las sectas. Incluso, dos adolescentes captadas cuando tenían 17 años llegaron a abandonar el domicilio familiar para convivir con miembros de la organización.

En cuanto a la actividad formativa que llevaba a cabo la plataforma, consistía en una serie de clases virtuales grabadas en vídeo, a través de las cuales se fomentaba entre otras la compraventa de opciones binarias y operaciones con apalancamientos, que se encuentran prohibidas en España y en la Unión Europea. Para fomentar estas operaciones y reforzar la credibilidad de la rentabilidad y fiabilidad de la academia, uno de los principales formadores de la organización mostraba en su cuenta, supuestamente auditada por una conocida web de auditoría financiera, un histórico de negociaciones realizado tras una manipulación informática, en la que se podía observar que las inversiones habían tenido un porcentaje de acierto de entre el 75 y el 80 por ciento.

Las pesquisas llevadas a cabo por los investigadores detectaron que según las publicaciones de la propia organización, tan solo el principal líder, habría podido ser responsable de la captación directa e indirecta de unas 2.500 personas. En la fase final de la investigación los agentes arrestaron como presuntos responsables de los delitos de estafa, publicidad engañosa y pertenencia a organización criminal, a un total de ocho personas, entre los que se encuentran los dos principales líderes de la organización, en distintas provincias españolas, Barcelona (2), Santa Cruz de Tenerife (2), Alicante (1), Madrid (1), Málaga (1) y Tarragona (1).

Colaboración con la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)

En la tradicional colaboración entre el CNMV y la Policía Nacional en la protección de los mercados de valores y de los inversores, especialmente los minoristas, ratificada con el Convenio firmado en 2019 y renovado el pasado mes de febrero, se ha trabajado conjuntamente a la hora de obtener información sobre el entramado investigado. En este sentido la CNMV ha publicado una advertencia de la empresa sobre la que pivotaba la investigación.

Nuevamente la Policía Nacional recuerda que es fundamental la colaboración ciudadana en la prevención y detección de este tipo de fraudes, para así disponer, de primera mano, de toda la información sobre estas organizaciones.