Comparte esta noticia

 

La Policía Nacional ha detenido en Málaga a una mujer y un hombre, de 20 y 30 años, por extorsionar presuntamente a familiares de un interno de la prisión de Alhaurín de la Torre. Los investigados, arrestados el pasado día 8 de abril, habían recibido datos de contacto de las víctimas por medio de un tercero, recluso también del centro penitenciario y líder de la trama criminal, quien mantenía a raya a un compañero de la cárcel por una supuesta deuda contraída y facilitaba información acerca de sus allegados.

La operación Gabela, llevada a cabo por agentes del Grupo de Atracos de la Comisaría Provincial, se inició a raíz de la denuncia interpuesta por la madre y una hermana de un interno de la prisión de Alhaurín de la Torre, quienes habían recibido amenazas por teléfono, presionándolas a hacer un envío de dinero, unos 1.000 euros, ante una supuesta deuda contraída en prisión por su hijo y hermano, respectivamente.

Sistema de gabela

Las pesquisas realizadas por los investigadores vinieron a confirmar como la trama giraba en torno al sistema de gabela -nombre originario del tributo que se pagaba a los señores feudales en la Edad Media-, muy común en todas las cárceles. Llevado a la actualidad al ámbito de la prisión, la gabela guarda relación con supuestas deudas contraídas dentro de prisión por los internos.

Continuando con las pesquisas, los investigadores constataron que la madre y la hermana del recluso perjudicado habían recibido llamadas desde varios números de teléfono en tono amenazante. Debían afrontar un pago de unos 1.000 euros para saldar una deuda contraída por su familiar en prisión, pues de lo contrario irían a buscarlas -no con buenas intenciones-.

Los detenidos son la mujer y un viejo consorte del líder de la trama

Tras una ardua investigación, los agentes del Grupo de Atracos identificaron a los supuestos autores de las llamadas, entre los que estarían la pareja sentimental del líder de la trama y, además, un viejo consorte en la comisión de hechos delictivos anteriores. Ambos se valían de la información facilitada por el recluso investigado para extorsionar a las víctimas.

Finalmente, la Policía Nacional detuvo a los sospechosos por su presunta responsabilidad en un delito de extorsión. Los hechos han sido puestos en conocimiento de la autoridad judicial competente.