Comparte esta noticia

 

Agentes de la Policía Nacional han detenido a tres varones, de entre 19 y 23 años, por su presunta participación en cuatro delitos de robo con violencia y receptación. Dos de los investigados acudieron al domicilio de dos de sus víctimas y, tras llamar a la puerta y ser atendidos, emplearon gran violencia -esgrimiendo un cuchillo o machete- para obtener el botín. La autoridad judicial ha decretado el ingreso en prisión de dos de los encartados, uno de ellos se encontraba en libertad condicional.

La investigación se inició a raíz de la recepción, a finales del mes de diciembre, de una denuncia en la que el perjudicado afirmaba que dos jóvenes se habían introducido en su casa y le habrían sustraído, tras amenazarle con un arma blanca, un sobre con dinero y documentación personal.
En base a ello, agentes adscritos a la Comisaría de Distrito Oeste comprobaron hechos de naturaleza similar que habían sido denunciados en fechas cercanas y en los que, la zona de comisión, el modus operandi y las características que presentaban los autores coincidían.

Así averiguaron que, en otra ocasión, los supuestos responsables habrían acudido al domicilio de una mujer de avanzada edad sobre la que, tras llamar a la puerta y ser atendidos, no dudaron en ejercer gran violencia -llegando a esgrimir un machete- para arrebatarle el cordón de oro que portaba en el cuello.

Cuatro hechos en menos de un mes


Las pesquisas obtenidas permitieron a los agentes identificar a dos jóvenes de la zona de Dos Hermanas como presuntos responsables de estos dos robos con violencia, así como de dos hechos más -un tirón de una cadena de cuello y la sustracción de una cartera y un móvil-, todos ellos cometidos entre mediados de diciembre y comienzos de año en la vía pública.

También resultó investigada una tercera persona como autora de un delito de receptación, al comprar uno de los objetos sustraídos, concretamente un teléfono móvil, tendiendo conocimiento de la procedencia ilícita del terminal. El artículo fue intervenido y devuelto a su legítimo propietario.

Los detenidos y las diligencias practicadas fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número Dos de Málaga, quién decreto el ingreso en prisión de dos de los encartados –uno de ellos se encontraba en libertad condicional por hechos de la misma naturaleza-.