Comparte esta noticia

 

Agentes de la Policía Nacional, en virtud de una Orden Europa de Investigación llevada a cabo conjuntamente con autoridades judiciales y policiales de Holanda, han detenido a un varón, de 38 años, a la salida de su domicilio en la localidad de Marbella (Málaga). Sobre el fugitivo recaía una Orden Europea de Detención y Entrega dictada por Holanda, en relación con los delitos de tráfico de drogas y blanqueo de capitales, contemplando una pena máxima de ocho años de prisión. Los hechos imputados habrían sido cometidos entre los años 2020 y 2022, donde la policía holandesa habría desmantelado un laboratorio de drogas consiguiendo intervenir 209 kilogramos de cocaína.

La identificación de J.G.H.S fue llevada a cabo el pasado lunes 13 de junio, en Marbella (Málaga), tras ser ordenada una Orden Europea de Investigación por las autoridades judiciales y policiales de Holanda. Tras esta, se acreditó que sobre el investigado recaía una Orden Europea de Detención y Entrega dictada por su país de origen, por los delitos de tráfico de drogas y blanqueo de capitales. La sentencia emitida por Países Bajos aprecia, para estos hechos, una pena máxima de ocho años de prisión.

En virtud de la misma, los agentes llevaron a cabo la detención del varón de 38 años. Según contempla la búsqueda, el detenido se habría estado dedicando, durante el 2020 y el presente año a labores de comercio y venta drogas.

Las averiguaciones originarias realizadas por la policía holandesa, en octubre de 2020, permitieron desmantelar un laboratorio clandestino donde intervinieron 209 kilogramos de cocaína, consiguiendo relacionar al fugitivo con la creación y funcionamiento del mismo.

En el registro practicado en el domicilio de Marbella fue intervenido un reloj de lujo por valor de 200.000 euros y un vehículo de alta gama valorado en 100.000 euros.

El arrestado y el atestado policial instruido han sido puestos a disposición del Juzgado Central de Instrucción número Cuatro de la Audiencia Nacional.