Comparte esta noticia

Agentes de la Policía Nacional han detenido en la provincia de Málaga a cinco personas como presuntas responsables de los delitos de tráfico de drogas, pertenencia a grupo criminal y defraudación de fluido eléctrico. Los investigados, asentados en la costa malagueña, se dedicaban a alquilar viviendas y habilitarlas como invernaderos de marihuana, para posteriormente preparar y distribuir la droga con destino al Reino Unido. En el marco de la Operación Pinada se han realizado siete registros, interviniendo 175 kilogramos de cogollos de marihuana, 180 gramos de hachís, 13.515 euros, cuatro turismos, diez teléfonos móviles y útiles para la preparación de las partidas de droga. Además se ha interceptado un camión remolque que disponía de una caleta oculta.

La investigación se inició a partir de unas informaciones recibidas por agentes de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado –UDYCO- Costa del Sol, adscrita a la Comisaría de Fuengirola, sobre la existencia de varios individuos de origen británico que contarían con una infraestructura de viviendas alquiladas que habilitaban como cultivos de marihuana.

Las primeras pesquisas realizadas confirmaron la presencia de varios sospechosos en una vivienda que presentaba indicios de albergar un invernadero de cannabis.

Posteriormente, las diligencias practicadas permitieron identificar a varios de los miembros del grupo criminal y ubicar tanto dos nuevos domicilios acondicionados para el cultivo como una nave industrial. En estos inmuebles se observaron constantes maniobras de los investigados, confirmando los agentes que allí se preparaban, custodiaban y cargaban las partidas de estupefaciente.

Ante un inminente envío de droga a Reino Unido, los investigadores establecieron un dispositivo que permitió la interceptación de un camión remolque en la localidad de Antequera el pasado día 22 de abril. En el vehículo la trama había practicado una caleta oculta bajo el suelo del mismo donde fueron hallados 100 kilos de cogollos de marihuana, procediéndose en ese momento a la detención del conductor.

Fruto de la citada interceptación y tras numerosas gestiones tendentes a la localización de los restantes miembros del grupo criminal, el pasado lunes se arrestó en Marbella al cabecilla de la organización, sorprendido mientras cargaba y ocultaba una furgoneta con otros 70 kilogramos de cogollos de marihuana.

La operación Pinada concluyó con la detención de otros tres varones –cinco detenidos en total- como presuntos responsables de los delitos de tráfico de drogas, pertenencia a grupo criminal y defraudación de fluido eléctrico. Fueron realizados siete registros -en una nave industrial y seis domicilios-, interviniéndose 175 kilogramos de cogollos de marihuana, 180 gramos de hachís, 13.515 euros, un camión remolque, cuatro turismos, diez teléfonos móviles y útiles para la confección de las partidas de droga.