Comparte esta noticia

 

Agentes de la Policía Nacional han detenido en el aeropuerto de Málaga a una mujer extranjera, de 25 años, como presunta responsable de un delito de estafa. Se hacía por una abogada especializada en trámites de extranjería y, para ello, utilizaba la identidad y el número de colegiada de una abogada real, consiguiendo de esta forma cobrar importantes cantidades de dinero a ciudadanos extranjeros por realizar, supuestamente y en su nombre, trámites en esta materia en un tiempo exprés.

Utilizó el nombre, número de colegiada y dirección del despacho profesional de una abogada real

La investigación comenzó a raíz de las declaraciones realizadas en dependencias policiales de una abogada especializada en materia de extranjería, la cual manifestó haber recibido la visita de una pareja en su despacho profesional, quienes le recriminaron que les hubiera engañado en la realización de unos trámites de extranjería. La letrada manifestó no tener a estas personas como clientes ni haber realizado trámite alguno en nombre de ellos en ningún momento.

 

De esta forma, se destapó la actividad ilegal de una ciudadana extranjera, de 25 años y residente legal en España, con antecedentes por usurpación de estado civil, la cual habría utilizado las redes sociales y aplicaciones de mensajería instantánea para captar clientes. La investigada se ofrecía a ciudadanos extranjeros como abogada especializada en trámites de extranjería que supuestamente resolvía en un tiempo récord, llevando aparejados el cobro de onerosos honorarios.

 

En una de las ocasiones consiguió presuntamente cobrar 1.600 euros, a través de una transferencia bancaria, por lograr que un cliente norteafricano consiguiese, en un breve plazo de tiempo, una resolución favorable de un permiso de residencia temporal por circunstancias excepcionales -trámite que nunca se llegó a realizar-. En otro de los casos, esta misma falsa abogada recibió la cantidad de 1.500 euros por representar a otro ciudadano extranjero en un caso de divorcio y custodia de menores, en el que supuestamente se comprometió a contestar y oponerse o modificar una demanda de alimentos, cuestión esta que tampoco estaba en disposición de realizar ante un Juzgado de Familia.

Los agentes encargados de la investigación consiguieron detener a la sospechosa cuando, de madrugada, fue interceptada en un mostrador de facturación del aeropuerto de Málaga. Esta persona pretendía viajar a Francia en compañía de su marido, siéndole intervenidos más de 1.400 euros

 

 

 

 

 

 

habla con El Caso