Comparte esta noticia

Agentes de la Policía Nacional han detenido el pasado día 11, en el aeropuerto de Málaga Costa del Sol, a un hombre de 50 años y nacionalidad española que trataba de introducir en España más de tres kilogramos de cocaína oculta en su equipaje -dentro de seis cilindros-. El arrestado llegaba a nuestro país procedente de Panamá, vía Zurich (Suiza).

“Vuelos calientes”

Estos vuelos son denominados en el argot policial como “vuelos calientes”, procedentes en su mayoría de países sudamericanos, en los que viajan personas que transportan la droga en su equipaje o adosada a su cuerpo también conocidos como mulas. Normalmente, hacen escala en otro país antes de llegar a su destino final siendo en este caso España. Las mulas son personas que suelen tener una situación social, económica o personal complicada y se dedican a realizar el porte de la droga a cambio de un beneficio económico sin pensar en el resultado judicial que conlleva.

Como consecuencia de un control realizado, de forma aleatoria, entre los pasajeros que llegan al aeropuerto de Málaga, el pasado día 11 de septiembre, los agentes efectuaron una inspección a un hombre que acababa de recoger su equipaje y mostraba una actitud esquiva. Después de que los policías revisaran sus maletas localizaron entre sus pertenencias seis cilindros de bolsas de plástico, que ocultaban en su interior una sustancia polvorienta de color blanco que resultó ser cocaína. Dicha sustancia arrojó un peso de 3,5 kilogramos.

El viajero que procedía de un vuelo en origen desde Panamá, con escala en Zurich (Suiza), resultó detenido por su presunta implicación en un delito de tráfico de drogas y fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción en Funciones de Guardia de Málaga que decretó su ingreso en prisión

 

 

 

 

habla con El Caso