Comparte esta noticia

 

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Málaga a un hombre de 36 años, como presunto responsable de un delito de hurto continuado y receptación. El investigado trabajaba como repartidor en una empresa de transportes y desde el mes de noviembre habría estado sustrayendo paquetes que contenían material deportivo. Habrían desaparecido palets completos con un total de 600 máquinas entre las que se encontraban cintas andadoras, bicicletas estáticas y otros materiales deportivos cuyo valor ascendería a más de18.000 euros.

Inicio de la investigación


La investigación comenzó a raíz de una denuncia presentada por el responsable de una empresa de transporte cuando denunciaba la desaparición de más de medio centenar de paquetes que tenían que ser repartidos. Al parecer estos hechos venían sucediendo desde primeros de noviembre y todos los efectos desaparecidos eran aparatos deportivos. La empresa contaba con un sistema de vigilancia que podía haber grabado al presunto autor de los hurtos.

Llegó a robar más de medio centenar de máquinas deportivas
Iniciadas las pesquisas y dado el modus operandi utilizado por el presunto autor, los investigadores centraron sus pesquisas en algún trabajador de la empresa de transportes. Finalmente lo identificaron y pudieron comprobar que el investigado realizaba esta práctica desde primeros de noviembre, y que habría sustraído un total de 60 máquinas causado un perjuicio económico de más de 18.800 euros. Aprovechaba las horas de menos afluencia en el trabajo para hurtar los paquetes.

Una vez lo localizaron fue arrestado como presunto autor de un delito de hurto y receptación. Durante las indagaciones, el detenido manifestó a los agentes que estaba pasando por una mala racha y se había visto obligado a cometer estos hurtos ya que estaba siendo extorsionado por parte de un conocido al que le debía un préstamo.

Recuperados efectos por valor de 7.000 euros


Todo ello hizo que los policías abrieran otra línea de investigación al objeto de comprobar la presunta extorsión, si bien han concluido tras la localización de la persona a la que se refería el arrestado, que no era cierta, si no que el investigado se los había vendido con la única intención de tener un beneficio económico y no como llegó a denunciar.

En una nave propiedad del receptador los agentes han recuperado parte del material sustraído, concretamente, doce bicicletas y seis cintas de ejercicio valoradas en 7.000 euros. Igualmente, los agentes han localizado en dos establecimientos de compra venta de la capital dos bicicletas y una cinta de correr que el arrestado habría vendido y que habría sustraído de la empresa para la que trabajaba. El valor de mercado de cada una de las máquinas oscilaba entre los 500 o 600 euros si bien el investigado habría vendido algunas de ellas por el precio de 30 euros.

El arrestado ya ha sido puesto a disposición de la autoridad judicial competente y el atestado policial instruido remitido al juzgado.

habla con El Caso