Comparte esta noticia

 

Actualmente, la Atención Primaria está inmersa en una campaña de desprestigio que lo único que conlleva es incrementar la desconfianza y la acritud de la población hacia los profesionales que trabajan en ella, según hace constar el sindicato médico en un comunicado. Todos los actores implicados en la Atención Primaria (profesionales, Sindicato Médico de Málaga, Gerencia del Distrito, fuerzas políticas y sociales), dice,  debemos luchar por conseguir que ésta continúe siendo el pilar fundamental que garantice el derecho a la salud de la población, manteniendo sus señas de identidad de atención cercana, cohesionada, multidisciplinar y de calidad.

Por ello, esta mañana los médicos de familia y los pediatras se han concentrado en la puerta del centro de salud de Huelin de la capital para denunciar la agonía de la Atención Primaria y mostrar su disconformidad con el nuevo modelo de agenda y asistencial que está implantando la Administración Sanitaria andaluza en los centros de salud de la provincia, entre otras medidas.

 

 

1. El nuevo modelo de agenda que la Administración Sanitaria está implantando en los centros de salud malagueños no puede significar el regreso a la misma situación que había antes de la pandemia, porque la realidad en los centros asistenciales no lo es. Los cupos siguen sobredimensionados y la atención a la pandemia continuará durante bastante tiempo, lo que supone una carga asistencial añadida de diagnóstico, aislamiento, tratamiento y seguimiento de esos pacientes, además de que condiciona la organización de los centros. Las citas con un tiempo insuficiente son un peligro ya que favorecerán las aglomeraciones en las salas de espera.

2. Los médicos de primaria hemos dado respuesta a la pandemia con sólo un aumento del 5% de las plantillas (19% más en enfermería). Este nuevo modelo asistencial, sin límite de citas y con escaso tiempo de dedicación al paciente, perpetúa y agrava la situación de sobrecarga tanto de los médicos de familia y pediatras; dado que no se acompaña de la contratación necesaria de estos profesionales, teniendo en cuenta además que la situación de partida era ya deficitaria.

 

3. Las agendas deben establecerse de forma que sean los propios médicos de familia y pediatras de Atención Primaria los que las autogestionen con la colaboración del resto del equipo del centro de salud; asegurándose que a la consulta del médico lleguen solo aquellos motivos de consulta que deben hacerlo, con un tiempo adjudicado que sea suficiente, y en un tiempo de espera razonable al motivo de consulta.

4. La consulta telefónica no es telemedicina y está sobredimensionada. Es un tipo de consulta útil para determinadas acciones (renovación de prescripciones, comunicación de resultados de pruebas complementarias, seguimiento de enfermedades ya diagnosticadas…), y debe contar con la suficiente garantía legal como cualquier otro acto médico.

5. La consulta de acogida ha sido diseñada para ordenar la respuesta que debe darse a aquellos pacientes que acuden sin cita a los centros de salud, incluyendo a los pacientes en edad pediátrica. Su puesta en marcha no debe anunciarse como un sistema de atención inmediata cuando no hay cita médica disponible para ese día. Ni médicos ni enfermeros debemos detraer tiempo a nuestro trabajo programado para atender motivos de consulta que no sean realmente indemorables, ni se deben saturar las urgencias con ellos.

Propuestas del SMM

El Sindicato Médico de Málaga (SMM), como organización sindical que representa a la gran mayoría de los médicos malagueños propone las siguientes medidas.

 Posibilitar que los médicos participen en el diseño del nuevo modelo de agendas, garantizar que el médico sólo realiza tareas médicas, y limitar las agendas médicas a un máximo de 25-30 pacientes entre todas las actividades. Nuestra jornada no es sólo asistencial y esa cifra ya la ocuparía toda o casi.

 Contratar a todos los profesionales necesarios para dar respuesta a las necesidades asistenciales de los centros, evitando el exceso constante de carga de trabajo y que permita poder realizar todas las actividades que debe desarrollar un médico sin exigirle cumplir agendas imposibles. Ello implica cubrir todas las plazas vacantes por jubilación, bajas largas, reducciones de jornada (hasta un 10% en pediatría) y dimensionar las plantillas según las características de la población a la que se va a atender, en especial en las zonas necesitadas de transformación social. Para encontrar médicos hay que ofrecer mejores contratos (interinidades y eventuales de 1-3 años) y mejorar las retribuciones, mínimo igualarlas con las del médico hospitalario y con otras CCAA que contratan y pagan mejor.

 Las demoras en los hospitales se resuelven trabajando más horas adecuadamente remuneradas como Continuidad Asistencial. En Atención Primaria está aprobada desde 2006 y es un disparate que las demoras se resuelvan disminuyendo el tiempo por cita y dejando de hacer actividades esenciales. Es imperiosa su puesta en marcha.

 El SAS está anunciando la implantación de la enfermera escolar, a lo que no nos oponemos, pero antes de poner enfermeros en sitios donde hay personas sanas es imprescindible el desarrollo e implantación de todas las competencias de los enfermeros de familia allí donde hay enfermos: en los centros de salud y dotar a estos adecuadamente. El problema actual no es sólo que durante la pandemia hayan dejado de realizar numerosas actividades de atención a los pacientes crónicos, que hemos asumido los médicos, para atender las vacunaciones y la toma de muestras del Covid, sino que además no hay apenas implicación en la atención de procesos agudos y menos aún en los niños. Es imprescindible la asignación de enfermero a todos los niños andaluces.

 El mantenimiento del doble circuito asistencial y todas las medidas de seguridad necesarias en los centros para profesionales y pacientes mientras se mantenga el riesgo de contagio por COVID-19.

 Campañas de información que lleguen a toda la ciudadanía donde se explique con claridad las prestaciones, el funcionamiento del sistema sanitario público, su uso responsable y los cambios que se vayan implementando.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

habla con El Caso