Comparte esta noticia

 

No, no me he olvidado de Alba y sus predicciones… Como muchos de ustedes recordarán —otros no—, acudí a su consulta hace aproximadamente un año; totalmente escéptico de ese mundo, donde se dice que algunas personas, muy pocas si cabe, poseen ciertos dones psíquicos. Sí, aquel encuentro con Alba hizo que terminara la sesión, cuanto menos, cerca de ser creyente. No obstante, dejé pasar el tiempo para comprobar si ese “futuro” tan anunciado, me llegaría y así permitirme ofrecer una valoración basada en mi experiencia propia. Como buen investigador y periodista, soy un buscador de la verdad, que se apoya en hechos, pruebas, testimonios, etc. Decidí, no fácilmente, aventurarme a localizar clientes que habían estado en consulta anteriormente.

Debo admitir que, aquellos que me atendieron, únicamente tenían palabras de gratitud y admiración hacia Alba y sus dones. Personas que son fieles a ella y que insisten en que jamás ha fallado en sus lecturas. A pesar del alto grado de privacidad intrínseco, y por otra parte, necesario, en este ámbito, tuve la suerte de contactar con un cliente de Alba que, con gusto y muy amablemente, me permitió ser oyente de su vivencia. Me dirigí hasta Galicia, tierra de meigas…, concretamente hacia A Coruña. Allí me esperó Alejandro Rodríguez Pedreira, un joven empresario del sector de la mecánica automovilística: “RP Motoresport”. Su buena disposición a responder a mis cuestiones sobre su trayectoria con esta vidente cautivó mi interés. Comencé preguntándole cuánto tiempo llevaba trabajando con ella. — Diez años aproximadamente —dijo Alejandro. — ¿Has consultado con diferentes videntes? —interpelé. — Probé en alguna ocasión, pero me pareció todo una farsa. Muchas falacias y tonterías que nada tenían que ver con mi realidad y situación —respondió con asertividad. — ¿Por qué Alba?  — Porque nunca falla; es como si leyera el guion de los acontecimientos que van a acontecer u ocurrir si tomamos ciertos caminos. — ¿Has contratado trabajos de magia o rituales con Alba? — Sí, los he hecho. Mi negocio era pequeño, quería expandirlo, aumentar mi clientela. — Estás en Galicia y ella en Málaga, ¿se puede hacer este tipo de rituales a pesar de la distancia? — Para Alba nada es imposible. Trabaja con energía, y como ella dice, tiene sus entidades, jamás he tenido que desplazarme. — ¿Notaste algún tipo de mejoría? — Yo encargué un abrecaminos para proveer de prosperidad a mi negocio, y, posteriormente, un trabajo para atraer clientes. Mi negocio creció notablemente. Dejé mi pequeño local y compré una nave “RP Motoresport”. Actualmente, reparaciones mecánicas, ventas y proyectos son a nivel internacional, tanto a pymes, particulares y grandes empresas. — Entonces, ¿tienes el convencimiento de que esos rituales te han ayudado realmente? — No es que esté convencido, sino que he sido testigo y lo experimento día a día: es una realidad inexorable. Tras mostrarme su nave, trabajadores y hablarme con mucho cariño de Alba, me despido y cambio mi rumbo hacia nuevos horizontes. Partí hacia el sur de Alicante, concretamente al municipio de Almoradí. En esta ocasión, por petición de la persona, me referiré a ella con un nombre ficticio. Allí me recibió Paco, un joven treintañero, de buena familia y buen nivel adquisitivo. Tras una larga conversación, la cual debo resumir para no extenderme en exceso, me expuso su caso. Llevaba con su pareja varios años, iban a casarse, tenían todo organizado: día, banquete, traje, invitaciones, etc. A menos de una semana, su chica decide romper con él. Jamás había recurrido a una vidente: “nunca he creído”. Pero la desesperación le hizo buscar ayuda. No sabe si fue el destino, o Dios, o las entidades de Alba, el caso es que buscando por Internet apareció ella. Y algo le decía le exhortó a llamarla. Se decidió a escribirle, aunque pasaron varios días hasta que me atendió, debido a su alta demanda, el día de su consulta, telefónica, le dejó perplejo por la cantidad de detalles, aunque Paco en ningún momento, le ofreció información personal de lo que acontecía en su vida en ese momento. Paco confiesa: “Alba tiene una energía, un “algo” que no sabría explicar que te llena de confianza y paz”. Le encargó varios trabajos de magia, por él demandados: aquellos que Alba consideró, tras estudiar su caso,  que se adecuaban a su situación. Posteriormente en consulta profirió las siguientes palabras: “Vais a volver ya antes de un mes os habréis casado”. En efecto, su mujer repentinamente, tras haberse mudado de ciudad, quiso reconstruir la relación, hasta el punto de que se unieron en matrimonio. Paco asegura estar felizmente casado, disfrutando con Eva de una preciosa conexión y empatía: son un verdadero equipo. Eva y Paco están plenamente agradecidos, incluso Alba asistió a la ceremonia nupcial y actualmente siguen consultando con ella cuando lo necesitan.   Por último, tal y como he dicho, no quiero ni pretendo extenderme en demasía a pesar de que podría contribuir con muchas experiencias que me han narrado clientes desde todo el mundo (Dubai, Italia, Reino Unido, Bélgica, etc.). Por supuesto, para dar por finalizado mi experiencia, tras el tiempo transcurrido desde mi último encuentro con ella, puedo constatar que cada una de sus predicciones se han cumplido. Espero ansioso mi próxima cita con ella y una entrevista que tenemos pendiente. Mi objetivo era contribuir a que mis lectores tengan consciencia de que realmente existen personas con dones extraordinarios. Deseo haberlo logrado.

Desde aquí, un abrazo inmenso para Alba.