Comparte esta noticia

 

Un agente de la Policía Nacional que se hallaba libre de servicio logró recuperar las constantes vitales de un hombre que se encontraba en el suelo con las vías respiratorias casi obstruidas después de haber sufrido un trombo pulmonar, en Granada. El agente, destinado en la Comisaría de Antequera, asistió al varón hasta la llegada de los servicios sanitarios que lo trasladaron al hospital donde continúa recuperándose.

Los hechos se desencadenaron sobre las 16.15 horas del pasado día 11 de marzo cuando el agente, libre de servicio, circulaba en compañía de su familia por la calle Periodista Eugenio Selles de Granada. En ese momento observó a un hombre en el suelo, sobre la acera, en posición de cubito supino. Sin dudarlo se acercó al mismo y comprobó sus constantes vitales, percatándose de que tenía el pulso muy débil y respiraba con bastante dificultad.

Tras ese primer análisis de su estado y al no mostrar ningún otro síntoma, liberó las vías respiratorias que habían quedado obstruidas por la propia postura en la que había caído y lo colocó en posición lateral de seguridad para evitar que volviera a ocurrirle.

Mientras recuperaba la respiración, el agente solicitó a una viandante que avisara a los servicios sanitarios y hasta su llegada, continuó vigilando sus constantes vitales. Los sanitarios se personaron con posterioridad y se hicieron cargo de la situación, trasladando al varón hasta el hospital donde continúa ingresado recuperándose del trombo pulmonar sufrido.

Días más tarde ha podido ponerse en contacto con el policía a quien ha agradecido su actuación por la que posiblemente, ante la gravedad de la patología que presentaba, pudo haberle salvado la vida.