Comparte esta noticia

 

Efectivos de la Policía Local de Málaga han detenido a dos chicas menores de 15 y 16 años de edad como presuntas autoras de un delito de daños tras, presuntamente, prender fuego de manera intencionada a varios contenedores.

Los hechos tuvieron lugar sobre las 23:00 horas de ayer, domingo 26 de diciembre en la barriada malagueña de Santa Rosalía.

 

La Sala 092 recibió una llamada en la que se alertaba de que un contenedor estaba ardiendo en calle Ronda Saliente, personándose con premura una dotación de la Policía Local de Málaga cuyos agentes comprobaron que eran varios los contenedores incendiados, siendo un total de cinco contenedores de restos orgánicos y uno de papel los que estaban ardiendo, los cuales serían posteriormente completamente sofocados por miembros del Real Cuerpo de Bomberos de Málaga que se desplazaron hasta el lugar a tal efecto.

 

Los policías locales se entrevistaron con testigos de los hechos, algunos de los cuales habían llegado a sofocar en primera instancia el fuego en un contenedor, quienes manifestaron que las autoras eran dos chicas, de las que aportaron características, a las que habían visto merodeando por la zona.

Los policías locales localizaron a las presuntas autoras en las cercanías, concretamente en calle Cantar de los Cantares, siendo reconocidas por los testigos, sin ningún género de dudas, como las responsables de los incendios en contenedores.

Los agentes procedieron a identificarlas, comprobando que se trataban de menores de edad, requiriéndolas a que sacaran todo lo que llevaban en los bolsillos y pudiendo comprobar que portaban hasta diez mecheros, los cuales fueron intervenidos por los policías locales.

Una unidad de paisano del Grupo de Investigación y Protección (GIP) de la Policía Local de Málaga se personó en apoyo en el lugar, pudiendo acceder a imágenes en las que se apreciaban los hechos, las cuales aportaron como prueba.

En un informe de peritación oficial de la empresa Limpieza de Málaga S.A.M (Limasam), la primera valoración general de daños ascendía a un total de 4.143, 95 euros, 715,79 euros por cada uno de los cinco contenedores orgánicos y 565 euros por el de papel.

Ante los hechos, los policías locales procedieron a la detención de las dos menores implicadas y a su traslado a dependencias policiales, siendo, posteriormente, puesto a disposición judicial.

La investigación continúa abierta, ya que las menores, acompañadas por una tercera persona, podrían ser las autoras de otros incendios en contenedores provocados en la zona.

Sorprendido grabando la actuación de Bomberos


Menos de 24 horas después, sobre las 22:30 de ayer, lunes 27 de diciembre, agentes de la Policía Local de Málaga procedieron a la detención de un individuo de 42 años de edad como presunto autor de un delito de daños y otro de amenazas graves.

Los agentes fueron alertados a través de la Sala 092 de la Policía Local de la existencia de un contenedor ardiendo en la barriada El Bulto, concretamente en calle López Pinto, dirigiéndose hasta el lugar y siendo informados por un testigo de los hechos de las características físicas y vestimenta del autor.

Una vez en el lugar, hallaron al individuo en las inmediaciones junto a otro incendio provocado, en este caso de restos de madera, a la vez que grababa con un teléfono móvil la actuación de los miembros del Real Cuerpo de Bomberos de Málaga que estaban extinguiendo el fuego.

Al percatarse de la presencia policial, el individuo intentó huir del lugar, siendo interceptado a pocos metros por los agentes, que procedieron a su identificación y cacheo, localizándole un mechero en uno de los bolsillos del pantalón, así como comprobando que presentaba restos de hollín.

El individuo se mostraba muy agresivo, terminando por reconocer de manera espontánea que había quemado el contenedor y los restos de mobiliario debido a una discusión que acababa de tener con dos individuos, tras lo que, instantes después amenazó gravemente tanto a los agentes como a los bomberos.

Ante los hechos, los policías locales procedieron a su detención y traslado a dependencias policiales, para, posteriormente, ser puesto a disposición judicial. Previamente, llegó a amenazar también al médico que lo asistió en un centro de salud.

En cuanto al contenedor, en este caso su valoración era de 1.276 euros, a los que habría que sumar otros 100 de mano de obra.