Comparte esta noticia

Son los propios Bomberos los que demandan que está situación deje de normalizarse, y es que los bomberos de Málaga tirando por lo bajo, cada mes tienen que acudir a distintos puntos de Los Aspersores más de cuarenta veces.

 

 

 

 

 

Hasta estos incendios (que son «el pan de cada día» de estos profesionales) suelen acompañar como en el resto de salidas, la Policía Local.  Esos diseminados de Los Asperones se han convertido en «minas de oro» para los amantes de lo ajeno en forma de cobre.

 

 

 

 

 

Todos los incendios registrados en el lugar se producen por esa misma circunstancia, la quema del cable o goma que suele cubrir el preciado metal, normalmente sustraído de obras, alumbrado público, casas…

 

 

 

 

De igual manera se ha convertido en el desguace habitual de vándalos, que previa apropiación indebida del vehículo, se aseveran luego de cometer la cechoria que le toque, de que no quede rastro de nada (ya queda atrás lo de usar gorra y guantes) quemando los coches que, normalmente a la llegada de los bomberos, suele estar totalmente calcinado.

 

 

 

 

 

Otras muchas «fogatas» que a veces se va de las manos, son los indicadores de venta de drogas en el lugar.

 

 

 

 

Bomberos reclaman que se tomen las medidas oportunas, ya que, entre otros motivos que estarían en el ámbito político y policial, cada vez que se reclama una salida para extinguir un incendio de estas características, se merman más si cabe a los reducidos en muchas ocasiones medios, que serían totalmente necesario en cualquier incendio en vivienda, por ejemplo.

 

 

 

 

 

 

PINCHA AQUI PARA VER OTRO VIDEO DE LOS BOMBEROS DE MÁLAGA

 

 

 

Además, los bomberos afirman haber sufrido agresiones cuando han querido sofocar el fuego por el que se les comisionaba, acabando esquivando piedras y esperando la llegada de la Policía, ante lo amenazante de los «dueños del cortijo» a la hora de defender lo que consideran suyo.

 

 

 

 

 

Sobre Los Asperones:

Se trata de un barrio levantado a partir de 1987 para albergar vecinos procedentes de antiguos núcleos chabolistas como Estación del Perro, Puente de los Morenos y Portada Alta, así como a familias desalojadas del Bulto y de corralones de las calles Martínez Maldonado y Castilla, afectados por inundaciones.

 

En noviembre de 2007 la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Málaga acordaron un plan de choque que pretende crear nuevas viviendas sociales y mejorar la zona con equipamientos básicos como alumbrado, asfaltado de calles y saneamiento en general.  Sin embargo, también se baraja la posibilidad de su desmantelamiento completo para hacer sitio a un nuevo complejo hospitalario.

 

 

 

 

 

Actualmente en este barrio trabajan muchos organismos para ayudar a sus habitantes, según los distintos problemas a los que se enfrenten.

 

 

 

 

 

 

En el barrio de Los Asperones se producen distintos tipos de exclusión entre los que cabe destacar los siguientes:

 

Exclusión territorial: la ubicación del barrio es uno de sus grandes problemas y que, a su vez, genera otros tipos de exclusión. Su situación geográfica lo separa literal y físicamente del resto de la ciudad. El barrio fue creado en 1987 como barrio de transición dentro de un plan para la erradicación del chabolismo. y su objetivo era acabar con los núcleos marginales de la ciudad, sin embargo, la situación se ha prolongado en el tiempo y por un lado ni se ha solucionado aquella situación, y lo que es peor, ha provocado un problema mucho mayor. Además, el barrio está localizado entre una sede recogidas de basuras, un cementerio y las cocheras del metro de la ciudad, lo que hace que los exclusógenos sean físicos también. Existe una distancia hasta los núcleos urbanos más cercanos y todos los entes relacionados conforman un cinturón a su alrededor que hace que esa distancia parezca aún mayor, ya que, en cierta forma, delimitan con claridad el perímetro y se comporta como un foso en el que se encuentran encorsetados, y del que no resulta tan fácil salir. De hecho, algunos testimonios indican que traspasar aquellos límites supone vértigo e inseguridad.

Exclusión de la comunicación: Como se ha mencionado en el anterior tipo de exclusión, el barrio está muy mal comunicado, debido a su situación geográfica. Esto hace que se obstaculicen las relaciones entre las personas del barrio y las que se encuentran fuera de él, creando dos mundos totalmente paralelos. Además, no sólo paraliza las relaciones entre personas, sino también con las distintas instituciones públicas como centros de salud, de ocio, oficinas de empleo, supermercados,y sobre todo los centros educativo. Con respecto a la comunicación de transporte, sólo existe una línea de autobús que comunica el barrio con el resto de la ciudad, y, además, sorprende ver que no existe una parada de metro allí, teniendo en cuenta que las vías pasan por ahí y que las cocheras están a pocos metros de distancia.

 

 

 

 

 

 

Exclusión del empleo: más del 70% de la población de Asperones se encuentra en situación de desempleo, utilizando ayudas sociales, pensiones, trabajos primarios y alternativos a lo usual, como modo de subsistencia.

 

 

 

 

 

 

Exclusión de conocimientos: En el barrio existe una clara exclusión de este tipo, en dónde las personas que habitan allí no conocen absolutamente nada o casi nada del resto de la ciudad, y del mundo en general, pero también hay que decir que el resto de la sociedad no conoce apenas Asperones, por lo que no puede haber una retroalimentación. Por otro lado, existe exclusión de conocimientos porque además, de no conocer más allá del barrio, no conocen tampoco las diferentes infraestructuras, paisajes, personas, culturas, derechos y deberes que les pertenecen como al resto de ciudadanos y ciudadanas, por lo que no se pueden beneficiar de los mismos y hacerse partícipes de la sociedad.

 

 

 

 

 

 

Exclusión jurídico administrativa: debido a su ubicación y a las dificultades para salir de esa barriada, el acceso a una asesoría jurídica que les pueda ayudar y/o aconsejar en su situación de exclusión social, también es complicado.

 

 

 

 

 

 

Exclusión educativa: existe un altísimo analfabetismo en la población adulta, más del 70%. Y casi el 95% de la población abandona el sistema educativo a los 16 años, incentivado también por la falta de centros educativos en el barrio, (sólo existe un colegio) y las dificultades para acceder a otros y la situación precaria en la que viven.

 

 

 

 

 

 

Exclusión de la vivienda: las viviendas en las que habitan los vecinos y vecinas de Asperones son viviendas precarias, construidas para un tiempo limitado por lo que no presentan las condiciones adecuadas de habitabilidad. Además, muchos de los vecinos/as han llevado a cabo reformas ilegales dentro de sus viviendas sin ningún tipo de inspección. En general, las viviendas y el barrio presentan deficiencias en infraestructuras y equipamientos adecuados para la habitabilidad.

 

 

 

 

 

 

Exclusión de familia y redes sociales: Las personas de Asperones sufren exclusión familiar porque muchos se encuentran alejados de su familia por vivir allí, o , si por el contrario , tienen la oportunidad de irse del barrio tienen que dejar allí a sus familiares, teniendo en cuenta lo que supone para su cultura la importancia de la familia. Con respecto a las redes sociales, suelen carecer de ellas en vista afuera del barrio, ya que, debido a su situación, geográfica, económica, etc, sus redes sociales tienen un carácter endogámico, y no pueden formar nuevos vínculos como el resto de ciudadanas y ciudadanos, como pueden ser en el trabajo, en el ocio, en la escuela, etc.

 

 

 

 

 

 

Exclusión de la vida comunitaria: la única vida comunitaria es la que se produce dentro del propio barrio, fuera de él las relaciones son muy limitadas y la participación de los habitantes de asperones fuera del barrio casi inexistente. A la “ciudad” van únicamente a realizar la compra, al colegio, a los centros de salud, a la oficina de empleo, pero no participan en otras actividades lúdicas y de ocio, políticas y administrativas, etc

 

 

 

 

 

 

Exclusión biológica-salud: el 100% de la población tiene acceso a la Sanidad Pública, sin embargo, su situación de exclusión y los problemas derivados de ella ha provocado que más del 50% de los habitantes padezcan enfermedades como el SIDA, Hepatitis, depresión o drogadicción. Además las condiciones del barrio en cuanto a salubridad, limpieza e higiene no son las más apropiadas para vivir allí, condicionado también por las barreras por las que se encuentra rodeadas el barrio, como son el vertedero y el cementerio.

 

 

 

 

 

 

Exclusión de los Servicios Sociales y al Sistema de la Seguridad Social: Causado por el desconocimiento de que existen y de las dificultades que se encuentran para acceder a ellos, pero sobre todo, sin olvidar tampoco las pocas ayudas que reciben de los mismos, dejando olvidado y apartado al barrio como todos estos años atrás y cumpliendo la labor de ayuda y asistencialismo entidades, asociaciones y personas físicas.

habla con El Caso