Comparte esta noticia

 

La Guardia Civil en dos actuaciones llevadas a cabo en la Comarca del Guadalhorce, ha detenido a una persona e investigado a otras tres por delitos de maltrato animal y contra la flora y la fauna.

En la primera actuación llevada a cabo en una parcela de la localidad de Pizarra fueron localizados 22 perros de diversas razas, en su mayoría podencos, así como 5 cabras las cuales se encontraban en unas pésimas condiciones higiénico-sanitarias.

Los animales se encontraban permanentemente atados, careciendo de comida y agua óptima lo que les había ocasionado desnutrición y un gran debilitamiento físico. Además, era alarmante el estado de los perros en cuanto a infección de parásitos externos, especialmente garrapatas y pulgas, que evidenciaban un estado de infección del animal prolongado en el tiempo.

Los canes eran habitualmente alimentados con restos de cadáveres ovinos y caprinos, lo que es contrario a la legislación en materia de gestión de cuerpos sin vida de animales de renta, además que proporcionar carne cruda a los perros puede ocasionar diferentes enfermedades a estos animales.

La instalación no estaba declarada como núcleo zoológico o explotación ganadera y no disponía de agua potable, luz eléctrica o saneamiento.

Salvo tres de los canes, que estaban a nombre de terceras personas, el resto de animales carecían de cartillas sanitarias, lo que evidencia la ausencia de asistencia veterinaria. Las cabras localizadas se encontraban cojas de las patas traseras y todas ellas carecían de crotales identificativos, lo que imposibilitaba cualquier tipo de control veterinario por parte de la Oficina Comarcal Agraria de la Junta de Andalucía.

Por esta actuación han sido investigadas 3 personas, propietarios de los canes, por un supuesto delito de maltrato animal, procediendo a la intervención de los mismos y siendo trasladados hasta una protectora de animales para su recuperación, quedando los canes a disposición de la autoridad judicial.

La segunda actuación se inició tras recibir diferentes llamadas alertando sobre el mal estado de dos canes que se encontraban encerrados en una parcela de la localidad de Alhaurín el Grande.

En la finca fueron localizados dos ejemplares de pastor Belga Malinoise en un avanzado estado de caquexia, mostrando grandes signos de desnutrición y una fuerte afección de parásitos externos que les habían provocado numerosas y pequeñas heridas sangrantes. Además uno de ellos mostraba una severa cojera en las extremidades traseras.

El estado de la instalación era deficitario encontrándose en una parcela que era utilizada como almacén de materiales de construcción que presentaba numerosos filos cortantes y zonas punzantes, representando un grave peligro para los animales.

Además los animales no disponían de agua pese a las elevadas temperaturas de los últimos días en la provincia.

Por estos hechos se procedió a la intervención de los animales que han sido puesto a disposición de la autoridad judicial y entregados en un centro zoosanitario para su recuperación.

En otra parcela de esta misma persona, también con numerosos materiales de construcción, fue localizado un ejemplar de Tridcana Gigas, un bivalvo gigante originario del océano pacífico con una anchura de 75 centímetros, al cual le había adosado una base de hormigón para ser instalada a modo de lavabo.

Esta especie se encuentra protegida por el Apéndice II de la convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna Silvestre (CITES), por lo que es necesario tener una documentación acreditativa que el propietario no poseía.

Este espécimen ha sido intervenido y puesto a disposición de las autoridades de Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico para su estudio, identificación y valoración.

Por todo ello ha sido detenido el propietario de la finca por los delitos de maltrato animal y contra la Flora y la Fauna.