Comparte esta noticia

Efectivos de la Policía Local de Málaga han detenido a una pareja, concretamente un hombre y una mujer de nacionalidad venezolana y ambos de 31 años de edad, domiciliados en Madrid, como presuntos autores de un delito de hurto, sumándosele a ambos que se encontraban en situación de estancia irregular en el País, figurándoles incoados sendos expedientes de expulsión.

Los hechos tuvieron lugar sobre las 02:30 horas de la madrugada del viernes al sábado 31 de julio en el centro de la ciudad, concretamente en calle Convalecientes, donde a agentes con una amplia experiencia profesional, pertenecientes al Grupo de Investigación y Protección (GIP) de la Policía Local de Málaga, les llamó la atención la actitud de una pareja, que parecía estar estudiando a los jóvenes que se encontraban en la zona, lo que hizo pensar a los agentes, con buen criterio, que podían tener la intención de sustraerles sus pertenencias.

Así, los policías locales comenzaron una discreta vigilancia, comprobando como, mientras se abrazaban y besaban con la intención de disimular, se aproximaban a una pareja aprovechando que se encontraba también besándose, aprovechando el varón, en un momento dado, para introducir su mano en el bolso de la mujer y sacar un objeto, no pudiendo advertir los agentes desde la lejanía de qué se trataba exactamente.

Tras la maniobra, la pareja se marchó del lugar del hurto, mezclándose entre los jóvenes y siendo momentáneamente perdidos de vista por los agentes, si bien, instantes después, fue localizada por otra dotación de policías locales del GIP, cuyos agentes también se encontraba prestando servicio en esos momentos en la zona centro, pudiendo igualmente observar cómo, con el mismo modus operandi, en este caso fue la mujer la que introdujo su mano en el bolso de una joven, extrayendo su teléfono móvil en introduciéndolo en su propio bolso, tras lo que procedieron a marcharse del lugar de modo apresurado.

Los policías locales siguieron a la pareja, interceptándola en calle Juan de Padilla, a unos 50 metros del lugar de la última sustracción, procediendo a su identificación y a la requisa de las pertenencias que portaban, comprobando que la mujer llevaba en el bolso el teléfono móvil que acababa de sustraer y 35 euros, y el individuo, 60 euros en diversos billetes.

Acto seguido, los policías locales se dirigieron a las víctimas, siendo las dos de nacionalidad sueca y 19 años de edad, manifestando ambas que les habían sustraído sus respectivos teléfonos móviles, reconociendo una de ellas el teléfono móvil recuperado por los agentes como de su propiedad, procediendo a encender y desbloquear el mismo mediante código de acceso y valorándolo en mil euros. En cuanto al teléfono móvil de la otra víctima no pudo ser recuperado, habiéndose desecho del mismo la pareja en algún momento durante la huida.

Ante los hechos, los policías locales procedieron a la detención del hombre y la mujer autores de los hurtos, y a su traslado a dependencias policiales, siendo, posteriormente, puestos a disposición judicial.

Una vez en dependencias policiales, los agentes procedieron a identificarlos plenamente, comprobando que ambos se encontraban en situación de estancia irregular en España y con sendos expedientes de expulsión incoados, al individuo con fecha de 11 de octubre de 2019, y a la individua con fecha de 17 de agosto de 2020.

276 PERSONAS “PILLADAS” POR HURTO POR LA POLICÍA LOCAL DE MÁLAGA

En lo que va de año 2021, sólo por parte de agentes de la Policía Local de Málaga se ha sorprendido a un total de 276 personas hurtando, de las que 222 fueron denunciadas y 54 detenidas.

Entre las últimas intervenciones llevadas a cabo en este sentido destacan las cinco mujeres rumanas detenidas el pasado 26 de junio tras ser sorprendidas en el mismo día perpetrando hurtos, dos de ellas en calle Granada y las tres restantes en calle Reding, en dos actuaciones diferentes llevadas a cabo por agentes de la Jefatura Centro de la Policía Local de Málaga; un detenido, también de nacionalidad rumana, que se introdujo el 19 de julio en una nave comercial de calle Álora para hurtar en la zona de taquillas de los trabajadores, siendo detenido por agentes de la Jefatura Carretera de Cádiz del citado cuerpo policial; o el conductor de una furgoneta cuyo vehículo había sido denunciado por el hurto en Marbella de unos materiales de hierro valorados en 2.100 euros, que fue detenido el 30 de julio por policías locales de la Jefatura de Campanillas.

Detenidos por agredirse con armas blancas tras un presunto hurto

Mención aparte merece la actuación policial llevada a cabo sobre las 21:30 horas de la noche del viernes 23 de julio en la que se detuvo a dos individuos de origen magrebí que mantuvieron una pelea en la que uno hizo uso de una navaja multiusos y el otro de un destornillador, al parecer motivada por el hurto que llevó a cabo uno de ellos, sustrayéndole, presuntamente, al otro, el teléfono móvil y el pasaporte.

Tras ser detenidos por policías locales y antes de ser trasladados por los mismos a dependencias policiales, ambos precisaron asistencia médica en centro sanitario, siéndole, en primera instancia, suturada a uno de ellos con cuatro grapas una herida en el brazo, así como practicándosele la cura de diferentes cortes y magulladuras por todo el cuerpo, y el otro implicado atendido también con puntos de sutura por un corte en la oreja y la realización de una placa en la mandíbula por el fuerte impacto de un puñetazo recibido.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

habla con El Caso