Comparte esta noticia

 

Agentes de la Policía Nacional, con la colaboración de la Gendarmería de Francia, han desarticulado un entramado criminal dedicado, presuntamente, al tráfico de hachís entre Málaga y Nantes a partir de envíos por carretera. En la operación Rubber, en la que han sido incautados 344 kilogramos de hachís en dobles fondos de vehículos, los investigadores han detenido a seis hombres de nacionalidad francesa, de entre 27 y 40 años, por su presunta responsabilidad en los delitos de pertenencia a organización criminal, tráfico de drogas, tenencia ilícita de armas y falsedad documental.

Asimismo, se han practicado cinco registros en domicilios en las localidades malagueñas de Estepona, Marbella y Benahavís, interviniéndose un revólver, munición, 137.825 euros en efectivo, dos máquinas de contar billetes, un dron, tres microcámaras de videovigilancia, dos dispositivos de geolocalización, dos cartas de identidad y tres permisos de conducir falsificados, entre otros efectos.

La presente operación, que ha sido llevada a cabo por agentes adscritos a la UDYCO Costa del Sol, se inició a finales del pasado mes de marzo, tras detectarse una organización, con base logística en la costa occidental de la provincia de Málaga, que realizaba frecuentes viajes por carretera a Francia.

Continuando con las indagaciones, los agentes centraron las sospechas en los transportes efectuados por miembros de la red, que eran realizados en vehículos acondicionados con dobles fondos donde ocultaban la droga.

Sucesión de interceptaciones de vehículos cargados de droga

Fruto de los mecanismos de cooperación policial internacional, los agentes solicitaron colaboración a las autoridades policiales galas, procediéndose ya en territorio francés a interceptar un vehículo sospechoso, que transportaba 62 kilogramos de hachís en un doble fondo, y deteniendo, además, a su conductor.

Tras esta primera incautación el pasado 30 de marzo se sucedieron otras en un contexto similar. Así, el pasado día 17 de mayo, habiéndose solicitado nuevamente colaboración a la Gendarmería, se interceptó otro vehículo de la misma organización criminal, incautándose 33 kilogramos de hachís, una pistola y dos balizas GPS. Y a mediados de junio, los agentes frustraron un tercer envío que había partido de Estepona, interceptándose por dotaciones de seguridad ciudadana un coche con placas francesas que ocultaba otros 71 kilogramos de cannabis sátiva en un doble fondo, deteniendo a su conductor, que ingresó en prisión de manera preventiva.

Más recientemente, el pasado día 4 de septiembre se detectó que la red enviaba un nuevo cargamento, siendo interceptado en Francia otro vehículo con 30 kilogramos de hachís -practicándose una nueva detención-.

Finalmente, a mediados de septiembre se realizó la explotación operativa de la investigación con cinco registros en los partidos judiciales de Estepona y Marbella. Como resultado de la diligencia incautaron 148 kilogramos de hachís en una vivienda utilizada como “guardería” de la droga e intervinieron también un revólver, munición, 137.825 euros en efectivo, dos máquinas de contar billetes, un dron, tres microcámaras de videovigilancia, dos dispositivos de geolocalización, tres permisos de conducir y dos cartas de identidad -todos ellos falsificados-, entre otros efectos. Por último, señalar que, además de la media docena de detenidos en España, la Gendarmería francesa detuvo a otras cinco personas relacionadas con la trama.

De los hechos conoce el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Estepona.

 

 

 

 

 

 

 

 

habla con El Caso