Comparte esta noticia

 

 

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Málaga a dos hombres de nacionalidad española, como presuntos autores de un delito de robo con violencia e intimidación cometido en una joyería de la zona oeste de la ciudad. Uno de los investigados irrumpió en el establecimiento, mientras su acompañante le esperaba en el exterior del local, y tras amenazar al dependiente con un arma de fuego consiguieron sustraerle tres anillos de oro.

Los hechos ocurrieron el pasado mes de abril, cuando dos hombres accedieron en horario comercial a una joyería del sector de la carretera de Cádiz, donde mostraron interés por varias joyas. Horas más tarde, uno de ellos regresó al local con la intención de comprar varias piezas de oro. Cuando el dependiente del negocio se las mostró, y ya con las joyas en su poder, sacó un arma de fuego de entre sus pertenencias y lo amenazó hasta que consiguió abandonar el establecimiento con el botín, valorado en 2.200 euros.

Arduas gestiones originaron la localización de los autores

Las primeras pesquisas realizadas desde la Comisaría Provincial de Málaga por los investigadores de Grupo de Atracos y los informes periciales emitidos por agentes especializados de Policía Científica, permitieron la plena identificación de los sospechosos. Según lo practicado, detrás del robo se encontraban dos varones de 18 y 30 años, los cuales tenían perfectamente definidas sus funciones dentro de las prácticas delincuenciales, mientras uno cometía el robo el otro controlaba las inmediaciones ante la posible presencia policial.

Así, tras numerosas comprobaciones, a mediados del mes de mayo los agentes consumaron la detención del más joven de los implicados y autor material del atraco tras ser detectado como partícipe en una riña tumultuaria.

Las piezas robadas habrían sido vendidas en el mercado negro

Continuando con la investigación y en aras de localizar al segundo autor, el cual habría acompañado al lugar de los hechos al ya detenido y, posteriormente, se habría encargado de deshacerse de los anillos sustraídos, fue ubicado próximo a su domicilio. Con todo ello, los agentes procedieron a su detención el pasado 15 de julio.

Por todo lo acontecido, los policías dispusieron a los arrestados -como presuntos responsables de un delito de robo con violencia e intimidación- y las diligencias instruidas ante la Autoridad Judicial, quien decretó el ingreso en prisión de uno de ellos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

habla con El Caso