Comparte esta noticia

 

Agentes de la Policía Nacional han detenido a seis ultras de fútbol por un altercado ocurrido el pasado día 18 de marzo, sobre las 21:30 horas, en una de las terminales del aeropuerto de Málaga. Los arrestados, de entre 18 y 43 años de edad, pertenecen a un grupo radical de seguidores del principal club de fútbol en Málaga y han sido arrestados por su presunta participación en los delitos de desórdenes públicos y daños, después de esperar y enfrentarse en la zona de Llegadas con miembros de una hinchada rival, forofos de un equipo de Sevilla que juega competición europea.

Según la investigación, que ha sido llevada a cabo por la Brigada Provincial de Información, en el altercado participaron unas 30 personas de sendos grupos radicales, enfrentándose durante tres minutos con el lanzamiento de vallas, sillas y taburetes, además del intercambio de insultos.

Los arrestados provocaron cuantiosos daños en un restaurante y rompieron también unas puertas automáticas de la zona de Llegadas cuya reparación asciende a unos 3.000 euros, según responsables de AENA.

Además, a uno de los arrestados se le atribuye un delito de hurto, al aprovechar el momento de desconcierto entre los pasajeros para sustraer al descuido una maleta con efectos valorados en casi 9.000 euros, en concreto 5.000 euros en efectivo y un bolso de marca, entre otros objetos.

Todo hace indicar que los detenidos, la mayoría de ellos con antecedentes, esperaron durante unas dos horas a sus rivales, que viajaban hasta Málaga después de presenciar un partido de su equipo en Londres.

Generaron alarma social en el aeródromo

Durante unos minutos sembraron el pánico en la terminal, disolviéndose ambos grupos tras el altercado, que se saldó sin heridos. Tras la práctica de arduas gestiones, los investigadores han identificado y localizado a parte de los responsables en estos hechos. La investigación continúa abierta y no se descartan nuevos arrestos.

Esta investigación se enmarca en la lucha contra la violencia en el deporte, siendo puestos los hechos en conocimiento de la Comisión Nacional Contra la Violencia en los Espectáculos Deportivos prevista en la Ley del Deporte, al objetivo de indagar sobre las posibles sanciones administrativas aplicables, al margen de las correspondiente en materia penal.