Comparte esta noticia

 

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Málaga a tres personas por su presunta responsabilidad en la comisión de ocho robos con fuerza, perpetrados en comercios y establecimientos de hostelería de la capital. El principal investigado, que cuenta con un amplio historial delictivo a sus 41 años -una treintena de detenciones-, ha sido arrestado junto a dos consortes, un joven de 18 años y una mujer de 40, todos con antecedentes.

Entre los negocios afectados figuran dos heladerías, cuatro bares, un taller de bicicletas y una gasolinera, la mayoría de los mismos situados en Huelin y Teatinos. El botín conseguido por los sospechosos supera los 8.000 euros en efectivo e incluye, además, dispositivos PDA, tabaco y alcohol.

Además de los referidos robos, los agentes atribuyen a los sospechosos la sustracción de dos vehículos que utilizaban en sus desplazamientos.

Asimismo, al principal investigado le constaban una orden de detención por parte del Juzgado de Instrucción número 6 de Málaga, además de otras dos reclamaciones emitidas por las Comisarías de Torremolinos-Benalmádena y Huelva, en todos los casos por delitos contra el patrimonio. Por su parte, la única mujer investigada en la presente operación tenía otra requisitoria por la Comisaría de Albacete, en relación a otro delito de robo con fuerza.

Operación Torrezno

La investigación, practicada por agentes adscritos a la Comisaría de Distrito Oeste de Málaga, se inició a partir de varios robos cometidos en comercios y establecimientos de hostelería desde principios del mes de abril.

Bajo un mismo modus operandi, la trama actuaba de noche con los locales cerrados al público. Mientras uno o dos miembros forzaban los accesos de los negocios para sustraer, principalmente, las cajas registradoras, un tercero realizaba funciones de vigilancia.

Las formas de acceder a los establecimientos, la incidencia de los robos y los daños causados no denotaban una gran profesionalidad por parte de los autores, sospechando los agentes que se trataban de asaltantes comunes, con medios limitados y conocedores del terreno.

Al fin de localizar a los presuntos responsables, la Policía Nacional estableció un dispositivo discreto en la zona de actuación. Así, el pasado día 28 de abril, los agentes arrestaron a dos hombres y una mujer, sorprendidos cuando ocultaban, en un trastero próximo al domicilio del líder del grupo, efectos procedentes de un robo cometido esa misma noche en un bar del Paseo Marítimo Antonio Machado.

Intervenido un revólver durante los arrestos

En el momento de la detención, los investigados ofrecieron gran resistencia e intentaron agredir a los funcionarios, por lo que igualmente se les atribuyó un delito de atentado a agente de la autoridad. Los policías les intervinieron un revólver, que resultó ser un arma de fuego simulada.

Como balance de lo intervenido, los agentes recuperaron dinero en efectivo, varias cajas registradoras, una tablet y tabaco. Finalmente, tras ser puestos a disposición judicial los detenidos, el Juzgado de Instrucción número 11 de Málaga decretó el ingreso en prisión del líder de la trama.