Comparte esta noticia

 

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Málaga a un hombre, de 38 años de edad, como responsable de los delitos de estafa, infidelidad en la custodia de documentos y revelación de secretos. El investigado, abusando de su condición de repartidor de una empresa de paquetería, habría sustraído numerosas tarjetas bancarias para, posteriormente, extraer dinero en cajeros automáticos. Hasta la fecha los investigadores han localizado a 19 perjudicados, alcanzando el perjuicio económico a 7.000 euros. La autoridad judicial competente ha decretado el ingreso en prisión del detenido.

Alertados gracias a los mensajes SMS del servicio financiero

La investigación se inició a raíz de la denuncias presentadas por varias personas que manifestaban haber sido víctimas de una presunta estafa.

Según las declaraciones de los perjudicados y las gestiones practicadas por los policías adscritos a la Comisaría del Distrito Norte, estas personas habrían solicitado la tarjeta bancaria de una cadena multinacional de distribución. Tras ser aprobada por los servicios financieros del establecimiento la tarjeta se remitía al domicilio del beneficiario, si bien, tanto la tarjeta como su correspondientes PIN –Números de Identificación Personal- no llegaban al domicilio designado. Finalmente, los titulares de las mismas tenían conocimiento de su utilización al ser informados mediante un mensaje SMS -remitido por el servicio financiero de la entidad- de las extracciones realizadas con ellas.

A partir de ese momento, los policías practicaron gestiones para esclarecer los hechos e identificar a los responsables. Así, en el transcurso de las indagaciones lograron identificar a un empleado que, abusando de su condición de repartidor de correspondencia, habría sustraído las cartas. Primero se apoderaba de las que contenían las tarjetas, sustrayendo posteriormente las cartas que informaban del número PIN y que, por seguridad, se remitía más tarde y en una carta independiente.

Igualmente, los investigadores pudieron comprobar cómo este trabajador habría efectuado extracciones bancarias en diferentes cajeros automáticos, llegando a defraudar un total de 7.000 euros.

En el registro practicado en su domicilio se ha procedido a la intervención de números efectos relacionados con la investigación, entre ellos diez tarjetas bancarias cuya titularidad no coincide con la del detenido, siendo cuatro de ellas de la misma cadena de distribución que dio lugar al origen de las actuaciones.

habla con El Caso