Comparte esta noticia

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Málaga a un joven de 28 años y nacionalidad española por presuntamente promocionar y vender a través de Internet dispositivos “Smart TV” preconfigurados que permitían conectarse, ilícitamente, a servicios de televisión y plataformas de pago. La investigación ha concluido que el sospechoso habría suministrado decodificadores con el software específico a 400 clientes en el último año, obteniendo un importante beneficio que supera los 30.000 euros.

 

La investigación, bautizada con el nombre de operación Rbox, se inició a raíz de la denuncia de un responsable de una conocida compañía del sector audiovisual, que informaba de la promoción en un portal en Internet de unos dispositivos que permitían ver ilegalmente contenidos televisivos de pago -series, cine y partidos de fútbol, entre otros programas-. En los anuncios se facilitaban varias formas para efectuar el pago por los decodificadores, bien a través de bizum o por transferencia a cuenta bancaria.

Las pesquisas realizadas a partir del seguimiento de los datos facilitados en los anuncios llevaron a situar al responsable de la trama en Málaga capital.

 

Agentes adscritos al grupo de Ciberdelincuencia de la Comisaría Provincial de Málaga averiguaron que el investigado recibió en el intervalo de un año más de 30.000 euros procedentes de 400 clientes por la compraventa de dispositivos -como atestiguan los “conceptos” de las transferencias-.

80 euros por decodificador

Según las indagaciones, el sospechoso adquiría decodificadores legales y, paralelamente, compraba claves de acceso a servidores en el extranjero que emitían señal ilícita de servicios de televisión y plataformas de pago. El producto final sería un decodificador legal pero con software y contraseñas que permitían a los usuarios visionar canales de pago de manera pirata. El precio de estos dispositivos preconfigurados rondaría los 80 euros.

En un registro en el domicilio del detenido, los agentes intervinieron varios dispositivos de almacenamiento que contenían una cartera con centenares de clientes, además de información acerca de los dispositivos adquiridos y claves de acceso a servidores que emitían señal ilícita.

También se hallaron en discos duros datos sobre los anuncios publicados en Internet, así como aplicaciones y ejecutables necesarios para reproducir los canales de televisión a través de internet.

El sospechoso resultó detenido por su presunta responsabilidad en un delito contra la propiedad intelectual.

De los hechos conoce el Juzgado de Instrucción número 7 de Málaga.

 

habla con El Caso