Comparte esta noticia

 

Agentes de la Policía Nacional han detenido el pasado 4 de febrero, en Málaga, a cinco hombres, de edades comprendidas entre 24 y 60 años, por su presunta participación en el robo de metales en un almacén de Metro Málaga. Los arrestados habrían intentado darse a la fuga en una furgoneta, interceptada en las inmediaciones del inmueble objeto del ilícito penal. Las patrullas intervinieron a los ocupantes del vehículo cuatro vigas metálicas, un panel de acero perforado, varios metros de tela metálica y un saco con tubos, además de una caja de herramientas y una carretilla.

Los hechos tuvieron lugar el pasado 4 de febrero, sobre las 21.00 horas, en un almacén en la avenida de la Aurora. Un aviso al CIMACC 091 alertaba de que unas personas estaban forzando la cerradura de un inmueble.

Rápidamente, las patrullas en servicio de la Policía Nacional se desplegaron por la zona, observando, a través de la valla perimetral de la nave, a unos sospechosos junto a una furgoneta que resultó ser de alquiler.

Los presuntos asaltantes iniciaron la huida al percatarse de la llegada de los agentes. Previamente, aquellos habían forzado el acceso a la nave de Metro Málaga y habían sustraído objetos -acero- del interior.

Se inició así una persecución, breve en el tiempo, hasta que los agentes de la Unidad de Prevención y Reacción -UPR- y del Grupo de Atención al Ciudadano -GAC- interceptaron el vehículo cerca del lugar de los hechos, en la confluencia entre la avenida de la Aurora y la glorieta de Albert Camús.

En el interior de la furgoneta, los agentes identificaron y detuvieron a cinco varones, cuatro de ellos con antecedentes, por su presunta responsabilidad en un delito de robo con fuerza, e intervinieron cuatro vigas metálicas, un panel de acero perforado, varios metros de tela metálica y un saco con tubos, además de una caja de herramientas y una carretilla.

Intervenidas facturas de compraventa de chatarra

Los agentes localizaron dentro del vehículo de los arrestados varias facturas de compraventa de chatarra y metales. Todo hace indicar que ese era el destino de los objetos sustraídos -ahora recuperados por la Policía-