Comparte esta noticia

La situación del Área de Urgencias del Hospital Costa del Sol ya es insostenible. Los profesionales sanitarios están atendiendo a diario a un mayor número de pacientes que en los dos veranos anteriores, con gran escasez de personal facultativo y turnos sin cubrir por falta de contratación de médicos; algunos de ellos se han contagiado por coronavirus con transmisión por pacientes a pesar de la vacunación y utilizar medidas de protección. Eso supone largos turnos de trabajo para los compañeros, sin apenas descanso, con el consiguiente riesgo para los enfermos que son atendidos.

 

En la hospitalización las unidades de Medicina Interna y Neumología están al borde de su capacidad, con más de 80 pacientes ingresados por Covid, muchos de ellos en situación de gravedad.

 

La Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) ha duplicado el número de camas, a expensas de ocupar la zona de Reanimación, y trabajando los anestesistas codo con codo con los intensivistas en la atención a los pacientes críticos.

 

Asimismo, el número de operaciones quirúrgicas se ha reducido al mínimo imprescindible, revisando exhaustivamente a diario la necesidad de suspender quirófanos.

 

Por otro lado, la población en la ciudad de Marbella se ha incrementado de manera descomunal, las calles llenas de turistas sin mascarillas, la diversión nocturna también fuera de control, lo que se traduce en una masiva afluencia al hospital de pacientes con intoxicaciones etílicas, abuso de drogas, peleas y accidentes de tráfico cada noche.

 

A todo ello hay que sumar una gran cantidad de pacientes afectos de coronavirus que acuden al Hospital Costa del Sol, algunos de ellos realmente graves, con lo que las plantas de hospitalización y la Unidad de Cuidados Intensivos, además del servicio de Urgencias, están desbordados alcanzando el nivel que ya estuvieron en la tercera ola e incluso más.

 

El panorama es caótico y desolador; han sacrificado la seguridad y la precaución sanitaria para favorecer al turismo, a expensas de hospitales colapsados y médicos exhaustos.

 

Este sindicato vuelve una vez más a denunciar la pésima gestión constante y tirana con los facultativos que viene ejerciendo desde su nombramiento del equipo de gestión del Hospital Costa del Sol.

habla con El Caso