Comparte esta noticia

 

En estos días el Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha publicado la oferta de contratación para la inminente Navidad tanto de personal sanitario como del resto de categorías en Andalucía. Así, se ofertan contratos eventuales, reducciones de jornada y otro tipo de cupos para enfermeros, facultativos especialistas de área, médicos de familia, auxiliares administrativos, celadores, pinches…

Una oferta de contratación en la que, una vez más, los pediatras de Atención Primaria no tienen cabida, convirtiéndose en los facultativos desterrados del SAS, a los que esta situación desgraciadamente ya no les sorprende porque no es nada nueva.

Son muchas décadas en las que el pediatra de Atención Primaria se ha sentido ninguneado, sin que se les tenga en cuenta y sin alguna partida económica en los presupuestos del SAS para el plan de refuerzos vacacionales, el plan de alta frecuentación y el de refuerzos por el Covid-19, entre otros.

La Administración andaluza, teniendo en cuenta la vocación y la profesionalidad de los pediatras, suplían las ausencias de los facultativos con el consiguiente ahorro de dinero. Un hecho que sufre cerca del 50% de la plantilla de estos médicos en la provincia de Málaga, que no está completa en la actualidad, bien por reducciones de jornada, bajas por enfermedad o embarazo o vacaciones.

Actualmente estamos inmersos en una sexta ola en la cual el principal reservorio son los no vacunados, siendo la población menor de 12 años uno de los principales transmisores del Covid-19 aunque no presenten patología grave, generando por tanto una importante sobrecarga asistencial que se suma además el hecho de que coincida en el tiempo con la bronquiolitis y la epidemia de gripe, debiendo dar respuesta a la patología aguda respiratoria en detrimento del seguimiento de niños crónicos y programas preventivos como niño sano.

Así, a pesar de nuestra continua presión, la Administración ha ofertado un número ridículo de contratos para Pediatría de Atención Primaria con la duración insultante de un mes -¿donde queda la fidelización?- en zonas de difícil cobertura, a sabiendas que no hay pediatras en bolsa y cuyas vacantes se van a quedar desiertas. Asimismo, se siguen sin cubrir las numerosas reducciones de jornada por conciliación familiar con contratos de larga duración, sin olvidar que todo ese montante económico que no se va a gastar tampoco redundará en los planes de accesibilidad.

Unos planes de accesibilidad que han sido denegados a los pediatras de Atención Primaria a diferencia de otras categorías, módulo voluntario remunerado fuera del horario laboral que se oferta cuando existe demora en la obtención de citas o bien para cubrir ausencias en periodos vacacionales por falta de profesionales.

Este maltrato continuo ni se entiende ni se puede seguir tolerando, además de empeorar las condiciones laborales de los pediatras, y con ello anima a la fuga de estos profesionales de Atención Primaria hacia hospitales o clínicas privadas o incluso al extranjero.

El Sindicato Médico de Málaga (SMM) exige la puesta en marcha de medidas urgentes para garantizar que se proporcione una asistencia sanitaria digna de una especialidad tan imprescindible en los centros de salud de la provincia, porque con lo que se está jugando no es otra cosa que con la salud de los más pequeños.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

habla con El Caso