Comparte esta noticia

 

La Guardia Civil, enmarcado dentro del Plan Contra las Sustracciones en Explotaciones Agrícolas y Ganaderas, en la denominada operación “Ceratonia Siliqua” ha desarticulado una organización criminal dedicada a la receptación y venta de algarrobas que habían sido sustraídas en explotaciones agrícolas.

En esta operación han sido detenidas 4 personas y se ha investigado a otras 23 por delitos de pertenencia a organización criminal, blanqueo de capitales, apropiación indebida, falsedad documental, robo, hurto, receptación y contra la salud pública.
La investigación se inició el pasado año cuando los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de tres puntos de compra y venta de algarrobas que habían receptado frutos procedentes de varios hechos delictivos cometidos en explotaciones agrícolas de las localidades de Pizarra, Cártama, Casabermeja y Colmenar.

Tras las gestiones realizadas se comprobó que en estos puntos de compraventa almacenaban algarrobas de lícita procedencia junto con otras obtenidas de forma irregular, que habían sido sustraídas y que no contaban con ningún registro documental que acreditara su trazabilidad y origen.

Para darle apariencia legal a esta mercancía, realizaban falsos contratos de compraventa y utilizaban los datos personales de varios clientes con el beneplácito de los mismos.

Posteriormente llevaban los frutos hasta un centro de producción donde el alimento era transformado e introducido en la cadena alimenticia tanto animal como humana, pudiendo exponer a los consumidores del producto final a un riesgo innecesario que pudiera afectar a su salud al desconocerse la procedencia y trazabilidad del mismo.

Durante la explotación de esta operación fueron detenidas 4 personas e investigadas otras 23, interviniéndose más 10.530 kg de algarroba de ilícita procedencia.

Esta operación ha sido llevada a cabo por el Equipo Roca de la Compañía de la Guardia Civil de Coín con el apoyo de efectivos del Puesto de la Guardia Civil de Colmenar.