Comparte esta noticia

 

Agentes pertenecientes al Subsector de Tráfico de la Guardia Civil han llevado a cabo dos actuaciones relacionadas con la influencia de bebidas alcohólicas durante la conducción.

La primera actuación tuvo lugar tras un siniestro ocurrido en la carretera MA-7401 que une la localidad de Ronda con la Estación de Benaoján (Málaga), cuando un todoterreno invadió el carril destinado al sentido contrario de circulación y colisionó frontalmente con una motocicleta.

Como consecuencia del accidente el conductor de la motocicleta resultó herido de gravedad, ocasionando también cuantiosos daños materiales.
Los agentes pertenecientes al Equipo de Atestados del Destacamento de la Guardia Civil de Ronda que llevaron la investigación del accidente, comprobaron como el conductor del todoterreno arrojó un resultado positivo en las pruebas de alcoholemia realizadas en aire espirado de 0,47 y 0,43 mg/litro, por lo que instruyeron diligencias por la supuesta comisión de un delito de conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas y otro de lesiones por imprudencia.

La persona investigada fue puesta a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Ronda.

La segunda actuación se llevó a cabo cuando la Central Operativa del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Málaga recibió la llamada de un usuario que alertaba de la circulación irregular de un vehículo articulado por la autovía A-92M.

La Central dio aviso a las patrullas para que interceptaran a este camión, no sin antes recibir otra llamada en la que se comunicaba que el conductor del mismo había colisionado con una bionda existente en esa vía y que había vuelto a incorporarse a la circulación.

Minutos más tarde el vehículo articulado fue detectado por una patrulla del Destacamento de Tráfico de la Guardia Civil de Antequera, consiguiendo detenerlo.

Los guardias civiles comprobaron que el conductor se encontraba bajo la influencia de bebidas alcohólicas, por lo que le practicaron las debidas pruebas de alcoholemia, que arrojaron un resultado positivo en aire espirado de 0,80 u 0,81 mg/l, por lo que el conductor del vehiculo articulado quintuplicaba la tasa máxima permitida para los conductores profesionales (0,15mg/l).
El Equipo de Atestado de la Guardia Civil de Antequera instruyó diligencias por la supuesta comisión de un delito de conducción temeraria y otro por hacerlo bajo la influencia del alcohol.
El camionero investigado se puso a disposición del Juzgado de Guardia de Antequera

Las penas por la comisión de estos delitos llevan aparejadas penas que van desde los seis meses a los dos años de prisión y a la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores de uno a seis años.