Comparte esta noticia

 

Agentes de la Policía Nacional han detenido, en Benalmádena, a dos hombres como presuntos responsables de seis delitos de hurto y cinco de estafa.

Además, uno de ellos también resultó arrestado por su presunta implicación en un delito contra la salud vial. Los dos investigados utilizaban el método de la mancha y elegían a sus víctimas entre turistas o personas de edad avanzada para garantizar una mayor impunidad.

Esta investigación, llevada a cabo por agentes de la Comisaría Local de Torremolinos-Benalmádena, se inició al tener conocimiento de una serie de hurtos, producidos por un mismo modus operandi.

Esta modalidad de sustracción emplea un modus operandi básico y sencillo, conocido como técnica o procedimiento de ‘la mancha’. El mismo consiste en verter, intencionadamente, una sustancia líquida o viscosa –similar a los excrementos de aves- sobre la víctima para, posteriormente, acercarse a ella y ofrecerle su ayuda para limpiarla. Con el pretexto de la acción de la limpieza, el presunto autor consigue la proximidad necesaria para sustraer las tarjetas bancarias y dinero a su víctima. Seguidamente, y sin que esta se percate del hurto, el autor material entrega los efectos sustraídos a un consorte delictivo, quien se encarga de realizar numerosas compras fraudulentas de pequeño importe, aprovechando que para esas cantidades no se requiere la marcación del número PIN de las tarjetas.

Las pesquisas permitieron identificar a dos encartados, dos hombres de 54 y 60 años, que actuaban en la zona de Benalmádena y que, finalmente, los agentes localizaron y detuvieron.

Entre ambos investigados suman más de 175 detenciones anteriores por hechos de similar naturaleza.

Hasta la fecha, a los arrestados se les imputan seis delitos de hurto, cinco de estafa y a uno de ellos, también, un delito contra la seguridad vial.