Comparte esta noticia

 

Agentes de la Policía Nacional han detenido el pasado día 15 de febrero, en Málaga, a un hombre, de 35 años, por su presunta responsabilidad en los delitos de tenencia ilícita de armas, desórdenes públicos y tráfico de drogas. Según la investigación, el sospechoso estaría tras sendos tiroteos -intimidatorios- acontecidos, en fechas recientes, en la vía pública, concretamente en La Palmilla y La Virreina, en la capital malagueña.

 

En el marco de la operación ‘Triplex’, agentes del grupo de Atracos de la Comisaría Provincial han intervenido al investigado, tras tres registros en viviendas vinculadas al mismo, una pistola lista para abrir fuego, un revólver también municionado, un silenciador, un centenar de cartuchos de diversos calibres, un arma tipo táser, una defensa extensible, un chaleco antibalas con un anagrama de la Guardia Civil, 900 gramos de cocaína, 180 gramos de hachís, 25 gramos de marihuana y 1.900 euros en efectivo. La autoridad judicial ha decretado su ingreso en prisión.

La investigación se inició a finales del mes de noviembre, al producirse dos incidentes con arma de fuego en una misma mañana, en las calles Eresma y Joaquín Gaztambide, sin que tuvieran que lamentarse víctimas.

Con apenas un margen de media hora entre uno y otro suceso, un varón a bordo de una motocicleta efectuaba, sobre las 09:00 horas del día 28 de noviembre, varios disparos al aire, que sembró el pánico en la vía pública.

Localizadas varias vainas

En el lugar de los hechos, las patrullas de Seguridad Ciudadana localizaron varias vainas que vinieron a confirmar sendos incidentes, activándose los servicios de Policía Científica, que realizaron la correspondiente inspección ocular. Asimismo, los agentes recabaron información sobre el sospechoso.

El caso pasó a ser investigado por funcionarios del grupo de Atracos, que comenzaron a tirar del hilo a partir de los datos del vehículo utilizado por el autor de los disparos.

Así, las diligencias practicadas condujeron hasta un varón -con numerosos antecedentes policiales-, quien fue identificado como supuesto responsable de los hechos bajo investigación.

Tras practicar hasta tres registros en viviendas con las que se relacionó al sospechoso, los agentes intervinieron ingente cantidad de munición, armas, drogas, básculas de precisión, libros contables que confirmarían el tráfico de drogas, indumentaria que implicaría directamente al investigado con los hechos, dinero en efectivo, entre otros efectos.

Además, en una de las viviendas objeto de registro, los agentes detectaron que dos habitaciones habían albergado un invernadero de cannabis sativa pero ya se había recogido la cosecha.